lunes, 7 de noviembre de 2016

Blair Witch (2016)

Venimos de unos años en los que no han sido pocas las obras del género de terror que, en mayor o menor medida, han acabado triunfando y siendo elogiadas por crítica y público. También estamos en la época del remake, reboot y secuela y, en el caso de la película que nos atañe hoy, es una mezcla de todo. Terror, remake, secuela, reboot, no sabemos exactamente que es Blair Witch, lo que si sabemos es que es un absoluto desastre.



La película está dirigida por Adam Wingard (Tu eres el siguiente) y está protagonizada por los debutantes James Allen McCune y Corbin Reid, Callie Hernandez (La la land), Brandon Scott (Public enemy) y Valorie Curry (Amanecer: parte 2). La historia sigue a unos estudiantes que se adentran en los bosques Black Hills de Maryland para intentar descubrir qué pasó en la desaparición de la hermana de uno de ellos, James, relacionada con la leyenda de la bruja de Blair.


Pues bien, la película es un conjunto contínuo de tópicos, más tópicos y sustos fáciles y muy gratuitos, que acaban provocando dolores de cabeza y no miedo en el espectador. Eso sí, su tramo final (últimos 20-25 minutos) mejoran algo el conjunto, pero no lo libran de convertirse en otra película muy olvidable del género.


El director opta por homenajear a la cinta original, de la cual bebe constantemente y saca varios elementos comunes, aunque el factor sorpresa no se encuentra por ninguna parte, es más de lo mismo. Los personajes carecen de personalidad alguna, no tienen nada de atractivo o de empático, nada que hagan conectar con ellos, convirtiéndose en meros mecanismos de guión para una futura muerte que nos acaba importando entre poco y nada.

El principal fallo de la película es que, en vez de intentar generar un clima de tensión, agobio y mal rato (cosa que si consigue al final), pierde una hora de metraje con sustos fáciles, que producen dolor de cabeza y que acaban cansando. Al décimo giro de cámara con grito de por medio, el espectador se acaba aburriendo y no es hasta bien entrada en acción la película cuando la "bruja" empieza a hacer de las suyas. El formato de cámara en mano, al menos está justificado de una forma medianamente coherente, cosa que se agradece.


Después de una hora de aburrimiento y dolor de cabeza, la película parece que eleva un poco el nivel y nos ofrece un tercer acto que, si bien no es nada rompedor y fuera de lo común, si rompe con el tono del principio y, sin el susto fácil e incómodo, consigue generar algo de tensión y agobio, especialmente en sus últimos cinco minutos, donde se resuelve todo rápidamente y sin sorpresas, aunque bien ejecutado.

En conclusión, una hora de tópicos, sustos que no funcionan y dolor de cabeza. Veinte minutos de tensión y algo de agobio. Tu decides si te compensa.

Mientras tanto, mi nota es de 4,5/10. (La subo a un 5 si prometen no hacer otra película de esto)

Aquí tenéis el trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta