domingo, 14 de agosto de 2016

The witch (2016)

Estamos acostumbrados a ver películas de terror basadas en la actualidad o, como en el caso de "Expediente Warren", en décadas anteriores. La bruja rompe con ello y nos presenta una historia de terror en pleno siglo XVII. No es una película de terror al uso donde se busque asustar al espectador, sino una muestra de como el ser humano es capaz de sugestionarse ante una posible amenaza y en lo que le convierte.

 
The Witch: A New England folktale, es el título original de la cinta del director novel Robert Eggers, quién ya hizo sus primeros pinitos con algún que otro corto cinematográfico, como por ejemplo The Tell-tale Heart (El Corazón delator), basado en el cuento de Edgar Allan Poe; así mismo, también es el guionista de esta magnífica obra. En cuanto a sus protagonistas, destacan Anya Taylor-Joy (Morgan), Ralph Ineson (The Office) y Kate Dickie (Game of thrones), entre otros.
 

La premisa de la película es sencilla: Nueva Inglaterra, 1630, una familia colona cristiana es expulsada de su comunidad y se ven obligados a instalarse cerca de las lindes de un bosque que, según la creencia popular, podría estar habitado por una bruja. Poco a poco, la familia es consciente de la amenaza que se cierne sobre ellos y el miedo se apodera de sus vidas, teniendo como única protección su fe en Dios.
 
 
La película no ha estado libre de polémica. Unos dicen que es una maravilla del género (como un servidor), y otros que es un timo como una catedral. Como ya dije antes, no se trata de una película de terror al uso, pues no hay grandes sustos, ni sangre que sale a borbotones de cuerpos mutilados ni nada de eso (salvo una escena del inicio de la película que la verdad, me dejó un poquito de trauma). Es verdad que el tráiler prometía en cierto modo eso, una película oscura, llena de angustia, escenas violentas, posesión, niños siniestros, un macho cabrío negro, etc. Pero el caso es que el terror es tratado por el director desde el punto de vista psicológico, centrándose en la sugestión de los personajes, lo que hace que la película transmita en todo momento una tensión tétrica sin necesidad de vísceras y sustos. Y aún así, funciona. Éste es uno de sus puntos fuertes: Eggers solo ha necesitado de unos pocos minutos (que no serán más de 5) para mostrarnos la amenaza; el resto de la película es sobre el miedo y la sugestión de la familia ante la posibilidad de que haya una bruja cerca. 
 
 
El director demostró desde temprana edad fascinación por el tema de la existencia de brujas, según leí en un artículo sobre el director; y por lo que parece se documentó a conciencia para llevar a la gran pantalla ese folclore que siempre ha existido entorno a la brujería. El macho cabrío negro, el libro del diablo, dos mellizos pequeños y siniestros, una cabaña en un bosque tenebroso, un Aquelarre, etc.; la película tiene todos los elementos clichés relacionados con la brujería, que junto con una atmósfera de oscuridad, dan lugar a una historia en la que es siniestro hasta el apuntador. Además habría que sumarle una banda sonora estridente y que no hace más que crear tensión y nerviosismo, llegando hasta molestar con el claro objetivo de crear incomodidad.
 
 
La Bruja, por tanto, no es una película de terror que busque el susto fácil, sino que da más importancia a la propia sugestión y al trasfondo de una familia cristiana en esa época. Tenebroso el ambiente, siniestros los personajes, y oscuro hasta el oxígeno que respiran; si os gusta el tema de las brujas en siglos pasados no podéis dejar de ver esta película que incluso diría que es un pseudo-documental sobre la convivencia de la fe cristiana con la brujería en el siglo XVII. Muy buena película.
 
Nota: 8,75/10
 
Aquí os dejamos el tráiler:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta