jueves, 7 de abril de 2016

Orgullo y prejuicio y zombies (2016)

Por si una película de románce en la antigua Inglaterra te parecía poco, ¿Que os parecería si se sumaran a la fiesta unos cuantos zombies con sed de sangre y cerebros? Orgullo y prejuicio y Zombies da una vuelta de tuerca a la famosa historia aunque se queda a medio camino y lo que podría haber sido un referente del género, se queda en un aceptable entretenimiento que podría haber dado mucho más de sí. 


Dirigida por Burr Steers (Siempre a mi lado) y con un reparto compuesto por nombres como Lily James (Cenicienta), Sam Riley (Maléfica), Douglas Booth (El destino de Júpiter) o Lena Headay (Juego de tronos) entre otros, nos contará la historia  que sucedió durante la Regencia Británica de 1819, cuando una plaga de zombies invade la apacible población inglesa de Meryton. Lilly Bennet y sus hermanas, que han sido entrenadas por su padre en las artes marciales, se disponen a combatir contra los ejércitos de los muertos-vivientes. Pero, al mismo tiempo, la joven tendrá que evitar que la llegada del altivo y arrogante señor Darcy la distraiga de su misión. 

Lo primero de todo, vamos a dejarlo claro: no es una mala película, ni mucho menos. Al contrario, me parece buena, pero... se queda a medias. Y me explico: esperaba una película con mucho más sentido del humor a la hora de reírse de sí misma, a la hora de no tener complejos en burlarse del género romántico, añadiendo zombies a la ecuación. Pero me encuentro con una película donde al final me acaba interesando más la relación de amor entre los protagonistas, que toda la trama zombie que acaba pareciendo como una simple excusa para volver a contar la historia de Orgullo y prejuicio. Y la película empieza bien, bastante bien. Nos introduce de forma brillante en este mundo, en su época, con una recreación muy bien lograda y unos personajes que clavan la forma de ser británica. Además, nos muestran como las jovenes cortesanas no son tan dulces como uno piensa y han sido entrenadas para matar zombies. Hasta ese punto la película me gusta y mucho, con una protagonista con mucha personalidad y que nos da los mejores momentos de la película.


Pero luego la trama avanza y lo que era una gran ocasión de hacer una cinta gamberra, divertida y llena de sangre y buenos momentos, se convierte en la cocacola zero del género. No me sabe a nada: carencia de explicidad para las muertes, clichés amorosos, olvido del tema de zombies para pasar a la lucha de dos hombres por un destino... me esperaba algo mucho más divertido, la Zombieland de la Regencia británica, por así decirlo. Y me sabe mal porque la trama amorosa y la evolución de personajes en este aspecto está muy bien lograda, por eso me disgusta que en esta película precisamente, me acabe importando más la relación de la pareja que la banda de zombies.

En definitiva, es una película entretenida, disfrutable, pare ver tanto con amigos como en pareja, pero que le falta ese toque canalla que esperaba de ella. Aún así, recomiendo echarle un vistazo, no es una película que se alargue en exceso y tiene sus puntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por cada comentario que no pones, muere un Ewok en el mundo:

Me gusta