sábado, 5 de marzo de 2016

El bosque de los suicidios (2016)

Continuamos con el género de terror, que tanto nos está decepcionando en estos últimos años con una cinta cuyos principales atractivos son su actriz protagonista, Natalie Dormer y lo relacionado con la cultura japonesa, cuyas historias de terror son verdaderamente escalofriantes. En el bosque de los suicidios nos encontramos con una película predecible, sosa y con un final de lo más decepcionante.


Dirigida por Jason Zada, director novel y protagonizada por Natalie Dormer (Juego de Tronos), Michiel Huisman (The invitation), Taylor Kinney (La noche más oscura) y Yukiyoshi Ozawa (Conocido por películas japonesas), esta película nos contará como una joven que ha perdido a su hermana, va a buscarla a Japón, más concretamente al bosque de Aokigahara, lugar donde existen multitud de leyendas de fantasmas japoneses y donde supuestamente, la gente va a suicidarse. 


Para empezar, me duele que esta película no sea todo lo buena que me hubiese gustado, porque tenían un material realmente bueno para hacer una gran película de terror. La cultura Japonesa tiene cientos de leyendas aterradoras e historias reales que podían aprovechar para darnos una cinta de terror psicológico muy buena. Además, la leyenda del bosque de Aokigahara, de la cual he investigado, es realmente buena. Pero, ¿Que nos encontramos en esta película? Un sinfín de sustos previsibles totalmente desaprovechados que podrían haber dado mucho más de sí.

Película de la cual dos tercios son desastrosos y la otra parte se salva en contadas ocasiones



Para empezar, la película nos quiere meter demasiado rápido en situación, empezando casi directamente con el viaje de nuestra protagonista a Japón, mientras alterna con unos flashbacks para conocer un poco la relación con su hermana, algo extraños y sin mucho sentido, haciendo perder el hilo al espectador sin saber en que momento nos encontramos o que pasa realmente. Todo muy atropellado. La cosa mejora algo en el segundo tercio de la película, con la internada en el bosque, por todos esos elementos de la mitología japonesa, que son muy perturbadores, pero que aún así no proporcionan la tensión que requiere en ningún momento, con sustos predecibles que medio funcionan aveces por la caracterización, que considero de lo poco salvable de la película. 

Pero según se acerca la película a su desenlace, empiezan los sinsentidos, el querer resolver todo rápido, con una resolución bastante pobre, aunque no diré que predecible, por que esperaba algo mejor y para nada el desastroso final que vemos. Unos personajes planos, con los que intentan jugar en temas emocionales con una buena excusa como es el bosque y sus efectos, pero que nuevamente se pierde en clichés y típicos recursos del cine de terror. Chica guapa, chico misterioso y el experto en materia que avisa a todos del grave peligro que corren, vamos, lo típico. 


Tiene un par de sustos medio buenos, una ambientación bastante lograda y unas actuaciones que con lo que tenían, mejor no lo podían hacer, pero una historia que podría haber sido muy buena, pero que falla en su inicio y sobretodo en su final, salvando quizás ciertos momentos del segundo acto, insuficientes para aprobar esta película. 

Aquí os dejamos el trailer:




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta