domingo, 7 de febrero de 2016

Spotlight (2015)

Cada vez falta menos para los Oscars y desde el blog estamos cubriendo las películas nominadas. En esta ocasión nos toca hablar de Spotlight, la última cinta de Thomas McCarthy y que cuenta con un elenco de lujo. 



Mucho se estaba hablando de esta película, la cual parte como una de las favoritas en los premios de la academia y no es para menos, pues se trata de una cinta que nos muestra uno de los asuntos más escabrosos que conciernen a la iglesia: el abuso sexual al que muchos de estos curas, obispos o sacerdotes han sometido a cientos de personas a lo largo de los años. El encargado de llevar esta tarea a cabo ha sido Thomas McCarthy, director de películas como New York City. Este director ha conseguido reunir a un elenco de lujo entre los que destacan nombres como Michael Keaton (Birdman), Rachel McAdams (El diario de Noa), Mark Ruffalo (Los Vengadores), Stanley Tucci (Los juegos del hambre), Liev Schreiber (Scream) o John Slattery (Antman) entre otros.



La película nos narra la historia de un grupo de reporteros del Boston Globe, de la sección Spotlight, que se dedican a realizar minuciosas investigaciones para sus casos y que en esta ocasión, destaparon los escándalos de pederastia cometidos durante décadas por varias zonas de Estados Unidos. Dichas acusaciones intentaron ser tapadas por la archidiócesis de Boston. Como sabéis, es una película basada en hechos reales, lo que le da a la historia un punto muy interesante, llamando la atención del espectador, simplemente por el hecho de descubrir una verdad que puede doler y mucho, pues se trata de un colectivo, el cristiano, predominante en todo el mundo.

Entrando ya en materia, me ha parecido una película interesante, cuya trama es bastante atractiva de primeras y que consigue engancharte en sus primeros compases pero que en su parte media, decae levemente en su ritmo, siendo algo más difícil de seguir para, en el acto final, conseguir explotar, dando un fin a la historia que se nos cuenta bastante satisfactorio. Algo que me ha gustado particularmente es que, aun con una gran cantidad de nombres y de personas que aparecen a lo largo de la película, no se hace complicado seguir el ritmo y no te acabas perdiendo en la historia, algo que agradezco, pues si ya de por si es una trama escabrosa, hubiese resultado fácil perderse a medio camino.


Me ha llamado la atención el escaso uso que dan a la banda sonora, aunque cuando la utilizan, es de manera brillante. Asistimos a numerosas escenas en la que lo único importante es el diálogo y no es necesario el acompañamiento musical para darle más dramatismo o epicidad a la historia, lo cual me ha llamado verdaderamente la atención. La recreación del estado en el que se encontraba el país en esa época (principios de los 2000) me ha parecido correcta, aunque en mi opinión, hubiese añadido quizás algo más de historia cuando la trama se enlaza con los atentados del 11-S. Si bien se toca por encima el asunto, creo que un evento de tal magnitud debería haber sido tomado más en cuenta y no solo como instrumento para poner alguna que otra traba a nuestros protagonistas.

El film se sostiene satisfactoriamente con un reparto en estado de gracia, en una cinta coral en la que hay dos actores que destacan sobre el resto: Mark Ruffalo y Rachel McAdams.

Como bien acabo de decir, las actuaciones están bastante bien, cumpliendo más que de sobra, con un Liev Schreiber en un papel muy comedido pero que solventa sin problemas y con un Michael Keaton que desde Birdman, ha vuelto a la estela principal de Hollywood. Pero quienes destacan por encima de los demás son Mark Ruffalo y Rachel McAdams, ya que aunque se trata de una cinta con un protagonismo muy repartido, si que se profundiza algo más en estos dos personajes y sus motivaciones para seguir adelante con la investigación. Si bien la actuación de Ruffalo me estaba pareciendo buena pero no como para una nominación, después de cierta escena, se ha ganado ese derecho. Impecable, al igual que McAdams, que aunque si considero que está por encima de sus compañeros de reparto, no creo que sea merecedora del Oscar.


No me queda más que decir que se trata de una muy buena película, con grandes actuaciones y una historia que engancha desde el principio, pero a día de hoy, un servidor sigue pensando que Mad Max es lo mejor que se ha visto en 2015 y debe ser la cinta de Miller la ganadora del premio a mejor película. Un saludo y hasta la próxima!!

Aquí os dejamos el trailer:


2 comentarios:

  1. Estoy bastante de acuerdo con tu opinión, salvo en lo de Ruffalo. Tal vez sea un gran trabajo de imitación, pero a mí me pareció muy sobreactuado.
    Y coincido contigo en lo de Mad Max, el resto de películas nominadas que he podido ver están por debajo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con José Luis, me parece mejor y más atemperado el trabajo sin pretensiones de Sacha(RACHEL MACADAMS) ó Marty (LIEV SCHREIBER), por ejemplo, como simples actores de reparto. En cambio el supuestamente exótico acento portugués que exhibe MARK RUFFALO, llanamente me parece horripilante y para nada convence ni seduce. Y la pelicula en sí, aunque pasable, considero que llega con el mismo retraso que retrata, el de sacar a la luz el escandaloso entramado jurídico-confesional. Es por decirlo así, en sí mísma, diletante.
    Ah, por ahora mi preferida es THE REVENANT, película que yo he contemplado como un ejerciocio cinematógrafico de REALISMO MÁGICO, llevado desde la literatura latinoamericana del siglo pasado, al Hollywood del S.XXI, es decir al Norte.
    Y SUERTE CON EL BLOG!!
    FJC.

    ResponderEliminar

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta