lunes, 8 de febrero de 2016

Pesadillas (2015)

Entre tanta película nominada al Oscar, me apetecía ver algo más ligero, algo ameno para pasar una tarde de domingo y creo que he hecho la elección correcta, pues esta cinta, con Jack Black a la cabeza, es un pasatiempo bastante agradable. 



Dirigida por Rob Letterman (El espantatiburones) y con un reparto encabezado por Jack Black (Camp Rock), Odeya Rush (Ritual sangriento), Dylan Minnette (Prisioneros) y Ryan Lee (Super 8), esta película nos contará como todo cambia en la vida de Zach, un adolescente que se muda con su madre a un pequeño pueblo, lejos de su antigua vida. Allí conocerá a Hanna, su guapa vecina, cuyo padre no es otro que RL Stine, autor de la serie de cuentos de Pesadillas. Pero todo se complica cuando, por accidente, las criaturas de sus libros son liberadas, causando el pánico en la ciudad.


La película es, ni más ni menos, un divertido pasatiempo sin pretensiones de algo más, perfecta para toda la familia y con ese toque nostálgico para aquellos que crecieron con "Pesadillas". El argumento no es nada complicado: han liberado monstruos de los libros y tienen que encerrarlos nuevamente, todo ello complicado por el villano, que no es más que un muñeco ventrílocuo que además de liberar a los monstruos, ha destruido los libros, por lo que nuestro equipo protagonista tendrá que buscar una nueva forma de atraparlos. Todo ello se desarrolla de manera correcta y efectiva, con un ritmo constante y con unos personajes que se van desarrollando a lo largo de la trama de una forma u otra y con algún giro de guión que un servidor no esperaba para nada y le ha pillado por sorpresa aunque dicho giro, para dar un final feliz y para toda la familia, no sea del todo mantenido y llevado a cabo.



El CGI está muy bien logrado en general, dando vida a todas las criaturas terroríficas con las que hemos vivido a lo largo de nuestra infancia, como el hombre lobo, la momia, los zombies o el mismísimo Yeti, No llegan a ser verdaderamente aterradores, pero si lo suficientemente creíbles, siendo así, como dije antes, un producto para toda la familia que atrae a niños y mayores.

La química entre nuestro cuarteto protagonista y su humor, es uno de los grandes aciertos de la película, sacándote una sonrisa en más de una ocasión. 



Pero si hay algo que me ha gustado de la película han sido sus personajes, tanto secundarios como principales. Nuestra pareja adolescente derrocha una química sorprendente (normal teniendo a la bella Odeya delante) y el alivio cómico de Champ, el pequeño intento de ligón del grupo, son lo mejor de la película, con escenas alocadas y divertidas que hacen más amenos sus 103 minutos de duración. Jack Black esta correcto y algo sobre actuado, como siempre, pero cumple con su propósito de padre enfadado con el mundo de manera correcta. El resto de personajes están correctos, destacando quizás a la tía de nuestro protagonista, que tiene sus momentos. El "villano" principal, nuestro muñeco, tiene bastante carisma y sin aparecer mucho, está bastante bien adherido a la historia y es el único villano de todos que pega como líder del grupo.

En definitiva, si lo que estás buscando es una película para ver un domingo aburrido con toda la familia y pasar un buen rato, esta es una opción verdaderamente interesante a tener en cuenta. No es nada del otro mundo, pero cumple su función de entretener. Eso es todo, un saludo y hasta la próxima!

Aquí os dejamos el trailer:






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta