miércoles, 10 de febrero de 2016

Malditos Bastardos (2009)

Hace unos días realicé una encuesta vía Twitter donde, tras más de 100 votos (podéis ver aquí los resultados), se eligió como ganadora la película que nos atañe hoy, que es ni más ni menos "Malditos Bastardos", una de las mejores obras de nuevo querido Quentin Tarantino, que recientemente estrenó "Los odiosos ocho".



Tarantino en todo su esplendor. Así podríamos definir esta película, protagonizada por Brad Pitt (Fury), Christoph Waltz (Django Desencadenado), Mélanie Laurent (Ahora me ves), Diane Kruger (Sin identidad), Michael Fassbender (Jobs), Daniel Brühl (Rush) y Eli Roth (Cabin Fever) entre muchos otros, ya que cuenta con un amplio reparto de lujo. Una cinta bélica, ambientada en la Segunda Guerra Mundial, donde en una Francia ocupada por los nazis, una joven logra escapar de una muerte segura a manos del caza judíos Hans Landa. Tras huir a París, esta joven cambiará de identidad e intentará tener una nueva vida. Mientras tanto, en otro lugar de Europa, el teniente Aldo Raine adiestra a un grupo de soldados judíos, Los Bastardos, para atacar puestos concretos, mientras preparan una misión para acabar con el Tercer Reich.

Es bastante complicado hacer películas históricas que gusten a todo el mundo, puesto que muchas caen en intentar ensalzar a sus protagonistas, dotar de un exceso de épica a los acontecimientos o ambas cosas, teniendo además que ser fiel a la historia y no alterar en exceso los acontecimientos ya que, estas contando algo basado en la realidad, por lo que es realmente complicado. Luego llega Tarantino, no hace nada de esto, le da una vuelta de tuerca y se reinventa, mostrándonos una película con base histórica, realmente entretenida y sin caer en recursos básicos del cine histórico, con unos protagonistas nada convencionales y con un villano que se roba todas y cada una de las escenas en las que aparece.



No se cuantas veces he visto esta película, pero unas cuantas la verdad, pero aún así cada vez que la veo, me quedo fascinado con la habilidad que muestra Tarantino en esta historia para contar las dos historias que cuenta, sin menospreciar ninguna, dando importancia a las dos por igual, para luego juntar ambas, crear una sola historia con todos los personajes y que esta sea aún mejor que las dos anteriores, creando una sinergia positiva realmente interesante, con un acto final para enmarcar. La parte de Shosanna, nuestra prófuga francesa es simplemente magnifica. Vemos a una mujer que tras huir de su pueblo, se ha labrado un futuro, tiene una nueva vida y aparenta ser una mujer fuerte a todas horas, pero con una sensibilidad y debilidad internas que se aprecian claramente en escenas como la del restaurante, que es puro cine. Su sed de venganza no se va a detener fácilmente y podemos ver esa rabia durante todo el desarrollo de la película y todo esto culmina cuando se junta su plan con el de nuestro teniente Aldo Raine. Esta parte de la película es sin duda alguna la más divertida y fácil de ver, ya que nuestro grupo de soldados son de lo más variopinto. Escenas como la del bar refuerzan totalmente mi argumento, siendo esta parte lo más Tarantino en el sentido de sus excesos. 



Pero no solo vemos al Tarantino de excesos sangrientos y escenas disparatadas, si no que también vemos al Tarantino de los diálogos extraordinarios, al gran director de actores, con una puesta en escena asombrosa, al maestro del sentido del humor y al creador de grandes guiones, pero todo esto con un puntito de madurez extra que empezó a gestarse aquí, para culminar en "Los odiosos ocho", aunque sigo pensando que esta cinta es mejor que su octavo largometraje.

Las actuaciones son otro de los puntos fuertes de la película: carisma, humor, inteligencia...y un gran descubrimiento: Christoph Waltz, que se lleva el Oscar a mejor actor de reparto en una brillante actuación. 

Aquí hay un pequeño problema...que no es necesariamente un problema. Me refiero a la actuación de Christoph Waltz, ese "debutante" que nos dejó a todos con la boca abierta en todas y cada una de sus apariciones. ¿Que por qué una gran actuación es un problema? Pues el problema radica en que hace una actuación tan espectacular que eclipsa completamente a sus compañeros de reparto, que aún estando más que solventes y haciendo grandes actuaciones, se quedan a años luz de la interpretación de nuestro amigo, quien obtuvo la fama, más que merecida, tras esta película.


Interpreta aun alemán nazi, que caza judíos por trabajo y eso además le divierte, hasta ahí bien, es su personaje y lo tenemos que aceptar. Pero su verdadero mérito es, que aún siendo un personaje a priori detestable, al que tendríamos que odiar sin ningún tipo de duda, nos encontramos con un tipo al que somos incapaces de mirar mal y menos aún odiar. Que coño, ¡Es un tío majo! Tiene carisma, personalidad, humor...pero a la vez ese toque de terror que todo Nazi debe tener y que intimida nada mas verle. Es uno de los grandes aciertos de la película y veo su Oscar a mejor actor de reparto como uno de los más justos que se han entregado.

El resto del reparto esta verdaderamente bien, aunque un escalón por debajo de Waltz. Mélanie Laurent es capaz de transmitir la dureza exterior y la debilidad interior de su personaje de forma brillante, mientras que Brad Pitt dota a su Aldo Raine de una personalidad fuerte, con objetivos claros y con una misión, que por muy dura que sea, no le va a quitar su sentido del humor y su ironía. El resto de personajes tienen sus momentos de protagonismo y están bien interpretados, añadiendo a la historia y sin dar la sensación de aburrimiento o de que sobren.

Una cinta imprescindible en tu colección y con la cual disfrutarás todos y cada uno de sus grandes momentos.




Se trata de una de las mejores películas de Tarantino, con una historia muy entretenida, con grandes actuaciones y una puesta en escena diga de ser destacada. Su banda sonora acompaña con éxito a la película, que obtiene éxito siendo una reinvención del género bélico e histórico y gracias al cual, Tarantino se decidió y nos trajo años después Django Desencadenado y actualemente, Los odiosos ocho. Esto ha sido todo, un saludo y hasta la próxima!

Aquí os dejamos el trailer:




1 comentario:

  1. No te perdonaré jamás, Quintin Tarantino, jamás, que hagas estrangular a Diane Kruger, tan zafiamente, en aquel cochambroso tugurio de los Nazis. Aquel personaje, Bridget Von Hammersmark, encarnado en esta actriz, a mi entender habría dado para mucho más juego si hubiera "confluido" en las secuencias finales de la sala de cine. Pero en fin, tampoco resultará muy chocante imaginarse a TARANTINO como a un Saturno devorando a sus hijos (personajes) conforme acaban su función, por brillante que esta sea. Por lo visto hay que ser frío, duro, listo como el hambre, despiadado y por supuesto estar indiscutiblemente en el lado de los Buenos, es el caso de ALDO, osease Brad Pitt, para llegar hasta justo antes de la aparición de los títulos de crádito. Para histrión, calculadamente exuberante, afectado, ladino, sutil cuando se requiere, etc., ya está el mismísimo autor. Eso sí, no tiene un rostro tan singular como el de Christoph Waltz. Pero a mi juicio el personaje que interpreta Waltz es el más inverosimil de todos, puesto que intenta refutar la Historia (seguramente intencionadamente en el guión), del cómo se rindió el ejercito Nazi y sus motivaciones, abandonado por sus máximos líderes suicidados, completamente diezmado y cercado.
    Rememorando ahora ésta pelicula y su complejísima construcción, no puedo por menos pensar que el Trantino de los "Odiosos" está fatigado.
    J-A

    ResponderEliminar

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta