sábado, 30 de enero de 2016

Creed (2015)

Continuamos con el repaso de las películas de los Oscar y aunque en este caso la película no es una de las nominadas a mejor drama, si que es cierto que me picaba la curiosidad por esta, principalmente por la nominación al Oscar de uno de sus integrantes, uno bien conocido por todos y cuyo personaje será, si no lo es ya, uno de los más recordados de la historia del cine. Estoy hablando, como bien sabéis, de Sylvester Stallone y su fiel e inseparable Rocky Balboa, que en esta ocasión acude como secundario de lujo en este spin-off de la saga Rocky, llamado "Creed".


Esta historia nos contará como el hijo "perdido" de Apollo Creed, Adonis Jhonson, no llegó a conocer a su padre y tras una infancia en múltiples correccionales de menores, la que fue la mujer de su progenitor lo recoge para vivir con él. Tras el paso del tiempo Adonis tiene un trabajo normal y una vida, aunque lo que de verdad ama es el boxeo, como su padre. Por ello lo dejará todo y se irá a Philadelphia buscar al antiguo rival y amigo de su padre, Rocky Balboa, para que este le entrene. Veremos como crece una amistad entre ambos que se pondrá en juego cuando Rocky tenga que librar su propia batalla.



Así se nos presenta la historia, dirigida y guionizada por Ryan Coogler, debutante director de apenas 29 años que consigue llevar con éxito el peso de la película, lo que le ha servido para entrar en Marvel y dirigir una de sus futuras películas, Pantera Negra. El reparto está formado por Michael B. Jordan (4 Fantásticos) en el papel de Adonis, Sylvester Stallone (Rambo) en el papel de Rocky y Tessa Thomson (Selma) en el papel de Bibiana, la novia de Adonis.


La película en sí, no presenta ninguna novedad argumental ni pretende hacerlo, sino que recoge una fórmula efectiva y la actualiza, dándonos una película que a una persona como yo, que ni le va ni le viene la saga de Rocky, le ha conseguido enganchar desde el minuto uno hasta el final, sin poder despegar los ojos de la pantalla. Creo que esto se debe, principalmente, a la humanidad con la que el director dota a los personajes y por tanto, a la película en sí. Todos tienen un problema por el cual luchar y superarse a ellos mismos y todos lo hacen, con sus vacilaciones normales, pero lo hacen, formando una pequeña familia que desprende química a raudales. Creo que se recupera el espíritu de la primera de Rocky, con numerosos guiños a los personajes que harán las delicias de los más fans del personaje. Como dije antes, la historia en sí no tiene mucho misterio, un chico cuyo padre fue quien fue, se quiere labrar su propio camino, convenciendo a un viejo amigo de su padre para que sea su mentor, mientras que este otro tiene que luchar en otro cuadrilátero contra un rival que gana en la mayoría de las ocasiones, como es el cáncer.

Todos los personajes son entrañables y ya sea por sus motivaciones y sus ganas de luchar, consigues una rápida empatía con ellos, en especial con el bueno de Rocky. Y es que aquí está el gran acierto de la película: nos muestran a ese Rocky Balboa mayor, con su negocio, pero con las ganas de un chaval, que quiere ayudar al joven Adonis pero que cuando llega la hora de la verdad, parece quiere rendirse y dar su vida sin luchar, aunque al final acabe siendo convencido de seguir adelante. La actuación de Sylvester es sobrecogedora y bien merecedora del Oscar que más que probablemente se lleve para casa este 28 de Febrero. Tiene sus momentos más agradables y cómicos y otros cargados de drama y tensión que los lleva de una forma sublime, dándonos cuenta así del cariño que este actor guarda con el personaje. Pero el resto no se queda atrás y Michael B. Jordan hace otra gran actuación como el joven Adonis, frustrado por no conocer a su padre y temeroso por no hacer honor a su apellido, se trata de otra de las sorpresas del film, donde la joven Tessa Thomson en sus apariciones nos dan una entrañable y adorable Bibiana, que lucha en su particular guerra contra la sordera progresiva mientras quiere ser cantante.


La banda sonora, con momentos que nos hacen volver al pasado, los guiños a la saga, la vuelta de ciertos personajes, ese espíritu de las películas antiguas, esa épica y afán de superación que parece se vive en el boxeo, están totalmente patentes en la película, que no cae en ningún momento y que mantiene un ritmo constante, haciéndola entretenida y fácil de ver. Por lo que no me queda más que recomendaros esta brillante película, que a un servidor ha emocionado y sorprendido a partes iguales.

Me quedo con esta frase que dice Rocky al joven Adonis en numerosas partes de la película y que puede servirnos a todos de consejo: "Tu rival no es él, sino tu mismo, el solo está ahí, en el medio, apártalo, porque tu rival eres tú y solo tú". Un saludo y hasta la próxima!!


Aquí os dejamos el trailer:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta