domingo, 4 de septiembre de 2016

El secreto de una obsesión (2015)

La entrada de hoy tratará sobre el remake de "El secreto de sus ojos", película argentina de 2009 de Juan José Campanella y protagonizada por Ricardo Darín. "El secreto de una obsesión", que así se llama, es la versión americana y consigue plantear la fórmula de un buen thriller sin caer en grandes complicaciones. Además, el trío protagonista se sale con unas interpretaciones excelentes.

 
La película está dirigida por  el guionista y director prácticamente novel Billy Ray, siendo éste su tercer largometraje. Juan José Campanella, quién dirigió la versión original argentina de la película, es también productor de ésta su homóloga americana, lo que nos pude sugerir un cierto aval respecto a la calidad del remake. En cuanto al reparto, los papeles protagonistas cayeron en manos de Chiwitel Ejiofor (Doctor Strange), Julia Roberts (Money monster) y Nicole Kidman, junto con Dean Norris (La cúpula), Michael Kelly (Ahora me ves) y Alfred Molina (El código Da Vinci). Ray Kasten (Ejiofor) y Jess Cobb (Roberts), del FBI, trabajaban para desarticular una célula antiterrorista en los Ángeles cuando la hija de ésta fue violada y asesinada cerca de la mezquita que estaban vigilando. A pesar de los obstáculos de sus superiores y que no era de su competencia profesional, éstos siguieron investigando con la ayuda de la abogada Claire Sloan (Kidman), sin éxito. Kasten, que dejó el FBI, vuelve 13 años después con nuevas pistas y se enfrenta a todo lo que dejó atrás al irse al dejar el FBI y marcharse a Nueva York.


En primer lugar decir que no he visto la original argentina de Campanella, con lo cual mi crítica se centrará únicamente en lo que he visto y no en hacer una comparación original-remake. Es cierto que he leído la sinopsis de la de 2009, y he podido comprobar que hay diferencias en cuanto al desarrollo de las tramas. Así mismo, mientras que la primera se llevó múltiples premios y galardones y tuvo una buena recepción generalizada por parte de los críticos, la versión americana aglutinó tanto buenas perspectivas como malas. Ya sabéis que esto de los remakes es un terreno fanganoso, y que la mayoría de las veces acaban liándola parda, como parece estar ocurriendo con Ben-Hur. El caso es que, con lo visto, y sin haber visionado la argentina, puedo afirmar que se trata de una buena película, un buen thriller de esos que atrapan, y ya no solo por la historia, sino por las interpretaciones.
 
 
La película se desarrolla en dos tramas: por un lado tendríamos la central, que se centra en el presente de los protagonistas y en la reapertura del caso de la hija de Jess, y por otro, la trama de cómo surgió el caso y sus consecuencias hace 13 años. Estamos por tanto constantemente viajando entre en el presente y el pasado por medio de flashbacks, que para nada son discordantes, sino todo lo contrario, las escenas tienen sentido y te dan la información suficiente para que en la siguiente escena no te pierdas. Hay orden y concierto, como se dice. No baja el ritmo, nunca se vuelve pesada y como he dicho previamente, capta la atención del espectador, algo importante en los thrillers y en general en el cine.
 
 
Del trío protagonista destacar la genial interpretación de Julia Roberts, a quien le ha tocado el papel de una mujer destruida pero con las fuerzas suficientes para seguir adelante y encontrar al asesino de su hija. Es quizás el personaje con más carga emocional de la película y la verdad es que consigue transmitir bastante, incluso cuando no tiene diálogo. Kidman no se queda atrás, y consigue una interpretación contenida (o como yo las llamo: zen), pues constantemente se mueve en la línea de lo moral y lo profesional, y lógicamente ante los muchos actos fuera de la ley que se dan, tiene que pensarse las cosas dos veces. Y digo contenido mordiéndome un poco la lengua, porque la escena donde interroga al asesino es bastante intensa (mi favorita) y Kidman se vuelve, en el argot de hoy en día, una badass total. De Ejiofor en el papel de prota masculino no hay mucho que decir, es un actor que no defrauda, trabaja bien e interioriza sus papeles bastante, cuyo resultado es siempre una buena y correcta actuación. Junto con unos secundarios decentes, el film disfruta de un cast bastante redondo.
 
 
Finalmente me gustaría recalcar algo que consigue esta película, como muchas otras, y es hacerte pensar. Ésta plantea un dilema moral-profesional, en este caso muy relacionado con los estadounidenses, y es precisamente un poco lo que da esa tensión a la cinta: los protagonistas tienen que vigilar una mezquita porque hay evidencias de actividad terrorista, pero lo dejan de lado al obsesionarse con el asesino de la chica, que de alguna manera están relacionados... ¿Atrapar al asesino de tu hij@ o, posiblemente, salvar miles y/o millones de vidas?
 
 
 
En fin, una película como dije con un cast redondo, que consigue atraparte en la historia y en la trama, que entretiene sin decaer, y cuyo resultado final es el de un thriller muy bien estructurado.
 
Mi nota de la película: 9/10.

Aquí os dejo el tráiler:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta