domingo, 13 de marzo de 2016

"Carol" (2016)

"Carol" (2016) de Todd Haynes es el ejemplo perfecto de como un drama romántico no tiene por qué ser una opulenta pastelada. Protagonizada por Cate Blanchett, elegante hasta el final, y una Rooney Mara espléndida.

Como hemos dicho anteriormente, nos gusta el cine y todos sus géneros, tienen su cosilla especial; el drama-romántico no iba a ser una excepción. Por eso, hoy os traemos la primera entrada del Blog sobre una película de este tipo. Damas y caballeros, les presentamos: "Carol".

 

En primera estancia he de decir que tenía mis dudas acerca de "Carol". Sabía que salían Cate Blanchett y Rooney Mara, pero me imaginaba la típica película de amor y mucho pastel, lágrimas y drama. Sin embargo, algo en mi interior me decía que la viera, que si estaba nominada a seis premios Oscar, entre ellos los de Mejor Actriz Principal y Mejor Actriz de Reparto, algo de especial tenía que tener. Y efectivamente, lo tiene.

 
Pero antes veamos de que trata. La acción de la película transcurre en la década de los 50, y cuenta la historia de amor que surge entre Therese Belivet, una joven que trabaja en una tienda de juguetes y le encanta la fotografía, y Carol Aird, una mujer elegante y adinerada cuya vida está ensombrecida por un matrimonio que se hunde y tiene sus días contados. Juntas tendrán que enfrentarse a su inevitable y apasionada atracción en una época donde este tipo de relaciones no estaba considerado como una conducta decente, así como a las personas de los entornos de ambos personajes quiénes no verán el lado bueno y sentimental de su situación.
 
"Carol" es en realidad la adaptación de una novela titulada The Price of salt, escrita por Patricia Highsmith en 1951. Hay una "anécdota" relacionada con su publicación, y es que debido al la temática homosexual de la novela, la escritora tuvo que publicar su trabajo bajo un pseudónimo y ponerle por título The Price of salt. Años más tarde, el libro pudo ser reeditado y publicado con el verdadero nombre de la escritora y su título original: "Carol".

 
Dirigida por Todd Haynes (I'm not there, Far from heaven), la cinta se sustenta en sus dos personajes protagonistas: Cate Blanchett y Rooney Mara. Acerca de Blanchett, a quién todos conocemos por su papel de lady Galadriel en las trilogías de la Tierra Media, como se ha mencionado en el título su papel desprende elegancia, sutileza y contención; que es en cierta manera lo que hace a este drama-romántico especial. Cate es capaz con una mirada, una calada de cigarro o una simple caricia de transmitir exactamente lo que el personaje está sintiendo en ese momento, de conmovernos y ver las dificultades a las que estaban expuestas las personas homosexuales durante aquellos años. Realmente era difícil que una actriz de la talla de Cate Blanchett no bordara un papel así, y más cuando su personaje refleja la personificación de la elegancia en persona, algo de lo que Blanchett, insistimos, tiene de sobra. En cuanto a Rooney Mara (Pan, Efectos secundarios, Los hombres que no amaban a las mujeres), lo que la hace una pieza perfecta para "Carol" es precisamente el hecho de que encaja totalmente con Blanchett. Mientras que Carol Aird es una mujer más mayor, con experiencia, madre, sofisticada y, por así decirlo, con un par de ovarios, Therese Belivet es joven, inexperta, insegura y muchísimo más frágil que su co-prota. ¿Y por qué encajan? Porque se complementan: Carol significa para Therese seguridad y fortaleza, sería la prueba de que hay una vida que vivir aunque se sea diferente; y en cambio, Therese para Carol significa volver a amar, a sentirse viva y a emprender un nuevo camino que la aleje de su futuro exmarido y una vida vacía. Más allá de esto, Mara además cuenta con un desarrollo que el personaje de Blanchett no tiene, y es que Therese jamás ha estado con una mujer y ahora empieza a descubrir sus verdaderos sentimientos. Simplemente brillante, lo que hace que la química entre las dos sea arrolladora.

 Ambas hacen de ésta una película llena de detalles, de contención y de sutilezas.

 
El contexto que las engloba es la década de los años 50, unos años que como hemos dicho no eran precisamente los mejores como para proclamar la orientación homosexual a los cuatro vientos. Cuando hablamos de contención, nos referimos precisamente a esto, a que había que guardar las formas y mostrar una cara al exterior que bien podía ser mil veces diferente a la interior, y la única forma que había de actuar era reprimir la pasión para el ámbito privado y recurrir a las sutilezas y a las falsas apariencias cuando se estaba en público. Todo esto se ve reflejado en la película, sobre todo al principio cuando ambas mujeres empiezan a darse cuenta de lo que sienten la una por la otra. Esto la hace no ser una película muy pretenciosa, sino estar a la altura de aquello que pretende transmitir:
la elegancia e intensidad de dos mujeres que se amaban en una época convulsa para ello.

 

 De igual manera, "Carol" también nos muestra hasta que punto estas dificultades pueden volverse contra una persona y marcarla de por vida con "patrones de conducta" poco morales (si decidís verla, o ya la habéis visto, me refiero a la escena de ella y su abogado al hablar de la custodia de su hija).

 
Llena de silencios y de sucesiones de imágenes que intentan mostrarnos el alma de los personajes, la cinta no escatima en primeros planos. Bien dicen "la cara es el espejo del alma", frasecilla que el director Haynes debió de interiorizar profundamente y que le valió a su director de fotografía una nominación al Oscar. Esto sin embargo puede en ocasiones traducirse en un ritmo algo lento, pero que no tiene porque ser malo y afectar al conjunto. En cuanto a la banda sonora, Carter Burwell ha creado una música muy acorde al ambiente sutil, sufrido y conmovedor de la película, tirando mucho de piano y que solapa muy bien con las largas miradas y diálogos llenos de intensidad. El reparto lo completan Sarah Paulson (American Horror Story) y Kyle Chandler (El lobo de Wall Street, Super 8) entre otros.
 

La película se estrenó al abrigo del Festival de Cannes de 2015 y se llevó un aluvión de críticas positivas y alabanzas. A día de hoy, ha llegado a acumular más de 180 nominaciones en distintas categorías y certámenes, de las cuales ha obtenido entorno a unos casi 60 premios.

 
 
En resumen, "Carol" es una película que queda lejos de ser el típico drama romántico de telenovela, pues es por sus pocas pretensiones de ser un blockbuster amoroso lo que la hace una excelente película. Con todo lo contrario a la opulencia, la cinta se basa en escenas humildes y estructuradas para que solo importen las protagonistas, lo que dicen tanto verbal como físicamente. Totalmente recomendable y muy difícil de olvidar.
 

Aquí os dejamos el tráiler:
 
 







 
 
 
 
 
 
 
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta