domingo, 21 de febrero de 2016

La verdad duele (2015)

Hoy os traemos una de las películas más polémicas del pasado año, pero no por algo sobre la película en sí, si no por todo lo que ha desatado en temas sobre discriminación por parte de la Academia de Hollywood en las nominaciones a los Oscar, al no haber considerado a su protagonista como uno de los candidatos a mejor actor, Will Smith. En esta ocasión os traemos "La verdad duele" (Concussion).


Nos encontramos con una película que nos narra lo sucedido con Bennet Omalu, un neuropatólogo forense, muy dedicado a su trabajo, que debido a lo que parecía una autopsia cualquiera, acabó descubriendo el síndrome de postconmoción cerebral, una enfermedad que causó estragos entre los jugadores de fútbol americano y que provocó el suicidio de numerosas estrellas de este deporte. Una película que cuenta una historia real, al igual que Spotlight (cuya crítica podéis leer aquí) , con temas ciertamente delicados pero que considero que todos deberíamos tener en cuenta y con un mensaje oculto que a mi particularmente, me ha hecho reflexionar sin ninguna duda sobre el mundo en el que vivimos. 

La película está dirigida por Peter Landesman (Parkland) y cuenta con un reparto liderado por Will Smith (Soy Leyenda) y Alec Baldwin (Still Alice) a quienes acompañan nombres como los de Bitsie Tulloch (The Artist), Gugu Mbatha-Raw (Belle), Luke Willson (The Ridiculous 6) o David Morse (Horns) entre otros. 

Esta película ha sido el detonante de un aluvión de críticas hacia Hollywood por su falta de diversidad en las nominaciones de este año, donde no figura ni un solo nombre de alguien de color. Ha sido la excusa perfecta, por decirlo de alguna forma, ya que Will Smith había sido rumoreado como uno de los posibles candidatos a llevarse el premio para finalmente, no estar si quiera entre los nominados. Por lo tanto esta película ha tenido de una forma u otra un foco constante de atención que había elevado mis expectativas por verla y una vez finalizado su visionado, he quedado bastante satisfecho en lineas generales, quitando un par de detalles que luego comentaré.


La película nos presenta de una forma bastante efectiva a Bennet Omalu, nuestro protagonista, haciéndonos ver desde el principio que es un hombre íntegro, dedicado, buena persona y trabajador. Nos mete de lleno en su vida y en como su forma de trabajar, minuciosa y lenta, pone de los nervios a sus jefes en el hospital, ya que no comprenden que se tome tantas molestias en su trabajo, elevando en gasto en material y demás. De forma paralela nos empiezan a mostrar el germen que hace que todos los acontecimientos de la película vayan sucediendo, al enseñarnos la vida de uno de los jugadores más reconocidos de su tiempo y de como su cabeza se va perdiendo en el abismo hasta finalmente morir de un paro cardíaco. Casualidades de la vida, la autopsia le toca hacerla a Omalu, quien descubre que hay algo extraño y a raíz de aquí, se forma un hilo conductor bastante efectivo, con un ritmo continuado pero sin llegar a pasarse, dando tiempo a que el espectador comprenda lo que esta sucediendo y sin usar tecnicismos en exceso para no confundir. Sin duda la película no aburre en ningún momento y la inclusión de los personajes secundarios es enriquecedora y coherente con la trama.



El desarrollo de los personajes está perfectamente hilado con sus motivaciones y sus acciones, sintiendo en todo momento lo que ellos sienten, conectando con ellos y permitiéndote seguir la película con total interés y atención, siendo este uno de sus puntos más fuertes. Parece que está de moda realizar películas basadas en historias reales, tienen tirón y te ayudan a conocer un poco más el mundo en el que vives. Reconozco que antes de ver esta película o simplemente conocer su existencia, nunca se me había pasado por la cabeza todo este tema de las lesiones cerebrales en jugadores y su obvia gravedad pero una vez vista, tomas conciencia e interés en algo que a simple vista, ni te va ni te viene, siendo este otro acierto de la película. En Estados Unidos habrá tenido más tirón debido al fanatismo por la NFL pero aquí en España ha conseguido que un servidor, que ve la Super Bowl por mero postureo, haya tenido un interés constante por un argumento que a simple vista ni le va ni le viene. 

Un Will Smith en estado de gracia lidera a un reparto que cumple con creces en todo momento

Otro de los puntos fuertes de la película son sus actuaciones. Yo era de los que, con toda la polémica de las nominaciones, no me metía en fregaos y decía: Bueno, si Will Smith no está nominado, tan tan buena no será su actuación. Me equivocaba, bastante. Smith consigue meterse de lleno en el papel de Omalu y desde el primer momento de la película ves a un hombre bueno, preocupado por la gente, dedicado a su trabajo y que realmente siente que puede cambiar el mundo. Merece al menos una nominación, ya que consigue llevar el peso del personaje y está perfecto en los momentos de mayor carga dramática, consiguiendo uno de los mejores papeles de sus últimas películas. Los demás cumplen su función, destacando a Alec Baldwin, quien hacía mucho que no veía en pantalla y que hace un gran papel. Gugu, aunque no me guste su personaje demasiado, no lo hace mal y en las escenas que sale, cumple. El resto del reparto complementa con solvencia, sin destacar nada malo en lineas generales.


Pero no es oro todo lo que reluce y la película tiene un fallo: la historia de amor

Creo que es lo único malo a destacar dentro del argumento. La forma en la que es llevada la relación entre Bennet y Prema, pero no porque no haya química entre ellos o porque considere que las escenas sobran. Lo que creo que falla es la rapidez con la que llevan esta historia, los continuos saltos temporales que hacen perder un poco el hilo, con todo muy atropellado y contado de cualquier forma. Al espectador le suena raro que en una escena se conozcan, en la siguiente se acuesten y en la siguiente le pida matrimonio a la chica. Luego vuelve a retomar algo de protagonismo al final de la película, con embarazo y perdida del bebé de por medio y al final, otro salto temporal con una família con una hija ya. Se trata de la pega argumental más notoria de la película y que me ha hecho disfrutarla un poco menos en algunos momentos. Entiendo que una historia de amor pega en la película, es necesaria y además real, pues esta pareja existe, pero deberían haber llevado este tema de otra manera, con más pausa y mimo, como el resto de la película.


Finalmente, esta cinta nos cuenta que realmente, la verdad duele, con un mensaje que si consigues captar, te hará reflexionar sobre algunos aspectos

Una de las cosas que pretende la película y que en gran medida consigue, es hacernos reflexionar. Como un país puede pasar por alto la salud y la vida de las personas en favor del espectáculo deportivo, que genera miles de millones de dolares y que vemos como se convierte en prioridad sobre la vida de las personas. Durante toda la película ponen más y más trabas a nuestro investigador, que no quiere prohibir el deporte, si no estudiarlo y ayudar a los deportistas, mientras que el estado, incluso el FBI, se dedican a buscar cualquier resquicio, cualquier excusa, para que este hombre no consiga lo que se propone, todo esto por el miedo a que la gente deje de jugar al fútbol y por tanto, dejen de llenarse las arcas de los equipos de fútbol, las distribuidoras, las cadenas de televisión, etc... Creo que la película refleja de manera estupenda este sentir, esta cuestión de prioridades, esta forma en la que el espectáculo prima sobre la salud y creo que todos deberían ver esta película y darse cuenta, ver con sus propios ojos como es un problema que afecta de verdad a las vidas de las personas y de como sus superiores, el sistema, no hace todo lo que debiera para arreglarlo.

Y esto es todo, una película con buenas actuaciones, gran historia y además un mensaje. Os recomiendo encarecidamente que la veáis y juzguéis vosotros mismos. Nos vemos!

Aquí os dejamos el trailer:



1 comentario:

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta