domingo, 14 de febrero de 2016

"EVEREST" (2015)

Nos gusta ver películas que acompañen al tiempo atmosférico, y no podíamos dejar pasar la oportunidad con estos aires y frentes fríos que azotan nuestro país sin ver "Everest", estrenada en el pasado 2015, y que viéndola, solo os van a dar más ganas de taparse más y más con la manta. Se trata de una película de supervivencia en la montaña más alta del mundo y, lo más escalofriante, basada en hechos reales.


"Everest" de Baltasar Kormákur, director de otras cintas como "2 guns" (2013) o "Contrabando" (2012), abrió el 72º Festival de Cine Internacional de Venecia. La historia, como se ha mencionado, está basada en hechos reales. Concretamente relata la fatalidad ocurrida entre los días 10 y 11 de mayo de 1996 en la que perdieron la vida ocho personas en su intento de subir y descender la gran montaña. Este hecho generó en su momento mucha polémica, pues se puso en duda la actuación de algunos de los expertos alpinistas que lideraban las expediciones, y a las propias expediciones guiadas por subir a cualquier persona con suficiente dinero para costearse en viaje y la experiencia. Ambos aspectos se ven reflejados en la película y permiten al espectador ejercer de crítico y juzgar lo que ocurrió en el Everest en aquel mayo del 96. Dichas discusiones siguen actualmente en el aire, sobre todo la que se refiere al uso de oxígeno o no durante la ascensión a la cima y en su descenso.



El reparto de la película está formado por varios actores del estrellato hollywoodiense como Jason Clarke ("Terminator Génesis" , "El amanecer del planeta de los simios", "Zero Dark Thirty") en el papel del guía Rob Hall; y Jake Gyllenhaal ("Donnie Darko", "Zodiac", "Prisioneros", "Brokeback mountain"), quién se metió en la piel de Scott Fischer, el otro guía y co-protagonista junto con el personaje de Clarke. Sam Worthington (saga de Avatar, "Terminator Salvation", "Furia de Titanes" e "Ira de Titanes"), Josh Brolin (a quien recordamos por su primer papel cinematográfico en "Los Goonies", y por otras películas como "Men in Black 3", "American Gangster" y, aunque poco reconocible, como el villano de villanos en el Universo Cinematográfico de Marvel: Thanos); Emily Watson ("La ladrona de libros", "War Horse") y Keira Knightley (saga de Piratas del Caribe, "Anna Karenina", "La duquesa") completan el reparto entre otros.

Las críticas que ha recibido la película han adulado su imagen, sonido, fotografía, efectos y demás, pero han caído como losas en cuanto a la historia y el argumento, algo que ha podido provocar que no se trate de una película muy trascendental; a pesar de que en su estreno, tuvo una recaudación bastante buena. Pero no se puede negar que se trata de una gran película. Al contrario de lo que opinan algunos, esta película ya tiene un argumento sólido y una historia: estamos ante una cinta basada en hechos reales, y no hay nada más sólido que la realidad. ¿Muy sensiblera? Bueno, es una tragedia que tuvo gran repercusión en su momento (se trata de uno de los episodios más terribles en la historia del alpinismo) y se llevó por delante varias vidas humanas, si no se le da algo de sensibilidad de Hollywood, podría ser criticada por ello también y sería más documental que película. Además, esa sensibilidad que muchos denuncian forma parte del realismo de la película al traer a la gran pantalla tal infortunio.

"Everest" tiene muy buenos ingredientes: basada en hechos reales, un buen director, un gran reparto multicoral y algo que en este tipo de películas es muy importante: la presentación del medio, en este caso, del Everest. Cuando se hacen cintas de este estilo, o en las que es importante el lugar en el que se desarrollan, éste entra en el cast como un personaje más. Hay una escena, en la que se plantea el asunto de ver quién llega antes con su grupo a la cima; sin embargo, como siempre ocurre, la voz de la experiencia habla y uno de los alpinistas afirma que en esto de la subida al Everest no hay competencia, ya que "la montaña tiene la última palabra". La montaña más alta de la Tierra se erige con el protagonista superior, se la personifica y pone a prueba a sus visitantes. La forma en el que el director nos muestra el ascenso con maravillosas vistas aéreas, la representación del algunos puntos algo inaccesibles para el rodaje (como el famoso y problemático escalón de Hillary), la mismísima cima, o incluso los campamentos, contribuye a que se pueda palpar la grandiosidad de la montaña y las adversidades que impone.


No es un película de acción, sino de supervivencia. Esto no quiere decir que no tenga adrenalina, por supuesto que hay acción, pero el tono de la película no es de grandes escenas de saltos, carreras, y situaciones imposibles, sino el de una de una lucha constante del ser humano contra la mismísima naturaleza, algo que se aprecia muy bien a partir de la última hora de la película cuando las cosas se ponen realmente feas y la experiencia de una aventura única se convierte en un pulso con la muerte.

En definitiva, "Everest" es una cinta dura, dramática, basada en unos fatales hechos reales que tuvieron lugar en 1996 y cuyo final promete algún que otro cleenex. Emocionante, cargada de una tensión que atrapa y "grandiosa" a la vista por sus escenas alpinas. Se trata de un buen acercamiento al Everest y al mundillo de las expediciones que suben (o intentan subir) hasta la cima; digna de echarla un ojo una tarde de domingo libre y preguntarse a uno mismo: ¿Subiría al Everest? Y lo más importante... ¿Por qué?

Aquí os dejamos el póster


y el tráiler como de costumbre:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta