viernes, 22 de enero de 2016

Los odiosos ocho (2016)

Nuestro director de cine más estrafalario, excesivo y brillante volvía para dirigir su octava película y esto siempre es motivo de celebración. Aguanté las ganas de ver la película filtrada y esperé paciente para poder tener una experiencia completa en el cine y debo decir que no me arrepiento para nada por que aun siendo muy diferente a todo lo anterior, la octava película de Quentin Tarantino, llamada "Los odiosos ocho", me ha gustado bastante y me ha parecido una propuesta interesante.


Como bien he dicho ya unas cuantas veces, el director de esta cinta es ni más ni menos que Quentin Tarantino, autor de obras tan recordadas como Reservoir Dogs, Pulp Fiction, Kill Bill, Malditos Bastardos o Django desencadenado entre otras. Para esta película cuenta con algunos de sus habituales actores de confianza además de otros grandes conocidos de la industria. Nuestros odiosos ocho son Samuel L Jackson (Django) como el Mayor Marquis Warren, Kurt Rusell (A todo gas 7) como John "La horca" Ruth, Jennifer Jason Leight (El maquinista) poniendo rostro a  Daisy Domergue, una peligrosa forajida por la que se paga una gran cantidad de dinero, Tim Roth (Reservoir Dogs) como Oswaldo Mobray, Michael Madsen (Kill Bill) como Jose Gage, Walton Goggins (American Ultra) en el papel de Chris Mannix, el nuevo Sheriff de Red Rock, Bruce Dem (Nebraska) como el General Stanford Smithers y Demian Bichir (Salvages) dando vida a Bob.

Con este gran reparto, la historia que nos cuenta se sitúa unos años después de la Guerra de Secesión, cuando una diligencia cuyos pasajeros son el cazarrecompensas John Ruth y la peligrosa Daisy Domergue, que avanza por el paraje nevado de Wyoming, se topa con dos desconocidos: en primer lugar el Mayor Marquis Warren, antiguo ex soldado que ahora hace las de cazarrecompensas  y después  a Chris Mannix, quien dice ser el nuevo Sheriff de Red Rock, que es a donde se dirigen estos. Debido al temporal deciden refugiarse en la mercería de Minnie, una parada para diligencias en la montaña. Cuando entran en dicha posada, se topan con cuatro rostros desconocidos.



Así se presenta en resumidas cuentas, el argumento de esta película que supone el segundo Western para este director tras la entretenida Django Desencadenado. Esta película aún así, es totalmente diferente a cualquier cosa que hayamos visto antes en este director, aunque si me lo permitís, si pudiera relacionar esta película con alguna otra de su filmografia, seria con Malditos Bastardos (2008). Me explico: se trata de una película donde lo que cuenta es su historia por encima de todo, por encima de excesivas dosis de sangre o violencia, que aun teniéndolas, son mucho más reducidas y comedidas aunque siempre fieles al estilo Tarantino, es decir, viscerales y espectaculares. Todo ello con pequeños alivios cómicos y personajes con mucha personalidad, con una historia que va avanzando y con unas relaciones entre personajes tan extrañas como disparatas a la par que divertidas.

Pero lo que más me sorprende de esta película es que bien podría ser una obra de teatro, ya que posee todos los componentes: apenas un escenario para el desarrollo de la película, capítulos marcados que cuentan cosas diferentes pero a la vez continúan con la historia y esa sensación de tener muchos personajes en escena, pero que cuadran a la perfección y los cuales aportan a la trama, obligándote a prestar atención durante toda la cinta.

Según se va desarrollando la trama vas sospechando, especulando y seguramente fallando en tus conclusiones, ya que a mi, personalmente, todos los giros de guión me parecen sorprendentes y correctos. Los diálogos me han fascinado por completo y sus continuas referencias al periodo de esclavitud de los hombres de color y la menospreciación que se tiene de ellos me parece una de las bazas de esta película y que no hacen más que reforzar y consolidar el papel de Samuel L Jackson aunque para mi, quien se roba el show por completo es  Jennifer Jason Leight en su papel de Daisy Domergue. Totalmente loca, con poco pero intenso y divertido diálogo y con expresiones y gestos que muestran más que innumerables lineas de diálogo sin sentido, nos encontramos ante la revelación de la película. A mi me ha pasado una cosa y me da la sensación de que a toda la gente que vio la película doblada al castellano también es que cuando ve al personaje de Oswaldo Mobray con la voz del doblador, se imagina en el papel a Christoph Waltz por completo. Creo que ese papel, aun haciéndolo verdaderamente bien Tim Roth, le hubiera venido como anillo al dedo al señor Waltz. La otra sorpresa del reparto para mi, la encuentro en Walton Goggins, que nos proporciona los mejores momentos de humor de la película con un personaje parodia que funciona a la perfección pero que poco a poco va cobrando protagonismo. 


En cuanto a la historia, aun durando tres horas y siendo diálogo el 90% de la cinta, creo que te atrapa y no te aburre, siendo lo más difícil de conseguir en películas de tan extensa duración. Como dije antes, varios capítulos bien estructurados que nos permiten no solo avanzar en la trama sino presentarnos a todos los personajes de manera lenta y pausada, para que cuando creamos que les conocemos...nos demos cuenta de que no. Mención aparte del cameo de Channing Tatum que no comentaré para evitar SPOILERS.

En definitiva, si bien no es la mejor de sus películas, es una cinta bien dirigida, con mimo y cariño y demostrando que si le faltaba poco por pulir, lo esta haciendo, entregándonos cada vez mejores personajes para sus historias. No dudes en compartir tu opinión con nosotros y eso es todo, un saludo y hasta la próxima!!

Aquí os dejamos el trailer: 


2 comentarios:

  1. ¿La RNA (Asociación Nacional del Rifle) se sentirá complacida ó irritada con Q. TARANTINO?. Me da la impressión de que esta casi insoportable duda es lo que hace que la politicamente correcta Academia de Hollywood mantenga al locuelo Tarantino llamando a la puerta una y otra vez. Lo intentó desde Pulp Fiction, pasando por la serie Kill Bill, hasta la mismísima Django, dotandose de una glamurosa sofistificación técnica(efectos especiales incluidos) y estética para contar sus sanguinarias historias. No le valieron.
    Ya en la última secuencia de DJANGO dió un aviso de que esa linea se acababa. Destrozando y eliminando a todos sus habitants primero, y luego quemando, la imponente mansión colonial del sofisticado Calvin Candle (LEONARDO DICAPRIO). Y efectivamente ahora nos encontramos con un regreso a personajes elementales, de instintos primaries, metidos en una gran jaula, tan sobria que su puerta ni resiste los embates del viento. Eso sí, ciertamente arguye en Los Odiosos Ocho cierto historicismo. Además parece proponer un dudoso final feliz, haciendo reconcialiables al recalcitante Blanco sureño con el cazarecompensas Negro del Norte. Aunque bien maltrechos ambos... .
    La pelicula no hace pleno, pero si que se deja ver, en gran parte gracias a la "elegancia" (el que tuvo, retuvo) de SAMUEL L. JACKSON.
    J-A

    ResponderEliminar
  2. Yo, salvo un metraje un poco excesivo, no le pongo pegas. Me encantó, y coincido contigo en muchos puntos. Lo de Jennifer Jason Leigh es de Oscar.
    Si te apetece, puedes leer mi reseña aquí: http://dentrodelmonolito.blogspot.com.es/2016/01/los-odiosos-ocho-quentin-tarantino-2015.html

    Un saludo!

    ResponderEliminar

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta