domingo, 16 de abril de 2017

Fast & Furious 8 (2017)

La saga interminable. Hoy venimos a hablar de la última entrega de A todo gas, que empezó con la idea de carreras ilegales y que ha acabado convirtiendose en otra cosa totalmente distinta. Después del exitazo de la septima parte, nos preguntábamos: ¿Cómo nos sorprenderían esta vez? La respuesta es clara y directa. Con una pésima película.



Dirigida por F. Gary Gray (The Italian Job) y protagonizada por Vin Diesel (Riddik), Dwayne "The Rock" Johnson (El mensajero), Jason Statham (Transporter), Charlize Theron (Mad Max) y Kurt Russel (Un golpe en la pequeña china) entre otros, en esta octava entrega veremos como el equipo está instalado en una vida aparentemente normal. Pero cuando una misteriosa mujer (Theron) seduce a Dom (Diesel) para regresar nuevamente al mundo del crimen, se ve incapaz de rechazar la oportunidad, traicionando así a todo el mundo cercano a él. A partir de ese momento todos se enfrentarán a pruebas como nunca antes habían tenido.

Pues bien. la película es una comedia involuntaria que atenta e insulta a la inteligencia del espectador. Y me explico: primero fue ese cambio de estilo que empezamos a ver en la quinta entrega, donde los coches no jugaban un papel tan relevante. Me gustó esa entrega, pero a partir de ahí la cosa ha ido derivando en un sinsentido donde un grupo de antiguos delincuentes reciben la confianza y el poder, ya no para vengar a un amigo no no, sino para salvar el mundo. La pasada de rosca de la saga se hizo más o menos amena en la séptima entrega, que si bien tenía esos momentos "ida de olla", el guión tenía algo de miga y el argumento era más decente.


En esta ocasión todo está mal. La historia, los desarrollos de personajes y los más de veinte planos de caras de enfado de Vin Diesel y Michelle Rodriguez, en lo que parece un concurso para ver quien pone la cara más parecida a cuando vas al baño y no conseguir hacer tus necesidades. El personaje de Tyrese Gibson se convierte en u bufón de la corte sin gracia ninguna y Scott Eastwood queda reducido a dos chistes tontos. Nada funciona en estos personajes, el humor no pega ni con cola y las únicas partes que me sacaron una sonrisa fueron con el "nuevo miembro de la familia", que no diré más para no spoilear demasiado.

Los diálogos son penosos, sacados de contexto y con frases lapidarias que bien podrían darse en cualquier instituto americano. Pero lo peor es el exceso de surrealismo y las altas cotas de ridiculez que alcanza esta película. Sí, entiendo que es una película y todo se puede exagerar en cierto modo, pero aquí es excesivo y el final de la cinta me parece uno de los más ridículos de toda la saga. Y bueno, que decir del porque Toretto se vuelve "malo"...¿Comprensible? Si, pero que se revele en el primer tercio de la película me parece de juzgado de guardia.

Pero no todo es malo, la acción está bien hecha, el CGI luce bien y la banda sonora tiene su punto. The Rock se come hace un gran trabajo con lo que le dan y su relación con Jason Statham tiene algún momento bueno. Un par de sorpresillas finlales  intentan enmascarar la que es, sin duda, la peor de la saga.

Como película de humor involuntaria es un 10, pero mi nota global es un: 3/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta