martes, 25 de octubre de 2016

El contable (2016)

El primer día de la fiesta del cine nos ha permitido disfrutar de "El contable", la última película de Ben Affleck y que cuenta con un reparto de lujo. Se trata de una cinta muy disfrutable, sencilla de ver y en la cuál el espectador encontrará a un Affleck que, tras demostrarlo como Bruce Wayne en Batman v Superman, parece que está recordando que era eso de actuar.



Dirigida por Gavin O´Connor (Warrior), esta cinta está protagonizada por Ben Affleck (Batman v Superman), Anna Kendrick (Dando la nota), J.K. Simmons (Whiplash), John Bernthal (Fury), John Lithgow (Interstellar), Jeffrey Tambor (Resacón) y Cynthia Addai-Robinson (Arrow). La historia nos introduce a Chistian Wolff, un contable y genio matemático, que padece algunos trastornos y que aparte de ejercer como contable, oculta una doble vida como asesino.

Nos encontramos con un filme que, por suerte para todos, conoce perfectamente sus fortalezas y sus debilidades y sabe potenciar lo primero de tal manera que, si bien tiene algunos peros, estos no afectan para nada al resultado final de la película, que no es otro que el de un thriller sencillo, disfrutable, donde todas las piezas van encajando y donde el protagonista lleva el peso de la cinta de forma brillante.

¿Cuáles son estos "peros"? Un guión que peca de sencillo y algún que otro altibajo en el ritmo de la historia, sobretodo en su tramo final. Pasamos de momentos muy potentes de ritmo, a otros demasiado pausados que, si bien para la historia son necesarios, rompen un poco con la dinámica y el estilo constante. Pero, estos errores quedan en nada porque la historia abre y cierra un circulo, un perfecto engranaje en el que todas las piezas encajan, tienen sentido y se sienten coherentes. Giros de guión (unos más esperados que otros), espectaculares secuencias de acción y una historia sencilla pero muy interesante, son algunos de los puntos fuertes de la película.


Pero sin duda, lo que mejor hace la cinta es suplir la facilidad de guión con unos personajes fantásticos. La película acierta totalmente en centrarse al 95% en la figura de nuestro protagonista. Se encarga de que lo conozcamos, lo entendamos, suframos con el y, todo hay que decirlo, nos riamos con él. El personaje interpretado por Affleck es lo mejor del filme, debido a lo especial de su carácter, su personalidad, los problemas que sufre, la forma en que son narrados y el como trata de solventarlos. Durante las poco más de 2 horas que nos mantiene pegados a la pantalla, su personaje evoluciona y nosotros con él. Conocer a Christian Wolf no es tarea sencilla y Ben Affleck, quien parece que ha recordado lo que es hacer una gran actuación, es el mayor artífice de esta tarea. Su interpretación es convincente, expresa lo que tiene que expresar e impone el respeto suficiente como para temerle y al mismo tiempo compadecerle. Mención aparte es su interacción con Anna Kendrick y algún que otro personaje secundario, donde hay espacio para momentos más distendidos que te sacarán una sonrisa.

El resto de sus personajes, si bien tienen una aparición menor, aportan tanto actoralmente como a la trama. Nada se siente fuera de sentido, todo guarda un contexto y una relación perfecta, que vamos descubriendo (quizá demasiado tarde en algún que otro momento) durante el transcurso de la cinta y que, en mayor o menor medida, acaba sorprendiendo a más de uno en el cine. Las subtramas, que en un principio pueden parecer irrelevantes, acaban siendo uno de los ejes centrales de la película  debido a su simpleza, que las permite integrarse con mayor facilidad en la trama. Pero fácil no implica malo, al igual que difícil no implica bueno, por lo que si bien la comodidad del guión puede molestar a los más exigentes, a los que busquen algo divertido les encantará.

Técnicamente, si bien se ambienta en la actualidad, tiene un estilo más desgastado, de mediados de los noventa, donde no encontraremos una película espectacular en el apartado visual, pero si lo suficientemente competente como para que sus escenas de acción sean más que suficientes. La dirección de O´Connor, si bien no es su mejor obra, es solvente y cumple con lo que propone, lo que es más que suficiente. Finalmente, los temas escogidos para la banda sonora funcionan mejor que la composición original de la misma, que no transmite toda la energia que debería.

En conclusión, un guión sencillo, en el que todo encaja, donde puede que te sorprendas y en el cúal el trabajo de Ben Affleck y todo lo que rodea a su personaje, es lo mejor de la película.

Mi nota es: 8/10

Aquí tenéis el trailer

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta