miércoles, 14 de septiembre de 2016

Especial Sagas: Harry Potter

Una saga que ha movido millones y millones de fans por todo el mundo. Unos libros que nos han hecho transportarnos de pequeños (y no tan pequeños) a un mundo de fantasía y magia, donde siempre habíamos soñado vivir. Por si fuera poco, todo lo que imaginamos durante horas y horas en nuestra cabeza lo pudimos ver, gracias a una saga de películas que serán recordadas siempre y que hoy vamos a analizar un poco en profundidad.



No os ningún secreto pero para empezar, vamos a analizar como surgió la idea de realizar una saga de películas sobre el joven mago. Corría el año 1997 y David Heyman, productor de cintas como Juice o Ravenous, quería adaptar alguna novela para un público infantil y juvenil y por entonces se le vino a la cabeza "The Ogre Downstairs". Pero, casualidades de la vida, un día apareció un best seller en la productora. Un libro recientemente publicado que narraba las aventuras de un joven aprendiz de mago y sus amigos. El título le pareció horrible, pero una vez leído "Harry Potter y la piedra filosofal", Heyman no lo dudó y se embarcó en la producción de la que sería la primera de ocho películas producidas por el estudio en asociación con Warner Bros.

Las condiciones que puso la autora de los libros, J.K. Rowling fueron que, en primer lugar, el estudio no tuviera el control creativo. En segundo lugar, que el reparto estuviera compuesto, en su amplia mayoría, por actores británicos. Con esto se comenzó la producción de la película y los elegidos para los papeles principales fueron, como todos ya conoceréis, Daniel Radclife, Ruper Grint y Emma Watson. A estos, se le sumaron conocidos nombres de la industria como Alan Rickman, Robbie Coltrane, Maggie Smith, Richard Harris o Warwick Davis, entre otros muchos.

Pero, ¿quién sería el capitán del barco? para la tarea de la dirección se pensaron en muchos nombres, como pueden ser Steven Spielberg, Rob Reiner, Ivan Reitman o Alan Parker, aunque el escogido fue, finalmente, Chris Columbus, quien dirigió las dos primeras películas, para más tarde, pasar el testigo a otros directores como Cuarón o David Yates.

Ocho películas que marcaron y marcarán una época

 

Siete libros, pero ocho películas (la última entrega dividida en dos partes) componen este fenómeno de masas, que ha cautivado a todo la gente alrededor del globo en una historia donde hemos crecido con Harry y todo su mundo. Pero vayamos por pasos:

Harry Potter y la piedra filosofal (2001)



La primera película del joven mago llegaba llena de magia, con un reparto que se componía tanto de nombres consolidados como de otros todavía por conocer y con todo un mundo por descubrir. Columbus sabe captar la esencia del primer libro a la perfección, creando un mundo tan bonito como mágico, con un diseño de producción espectacular y unos efectos muy bien logrados. Lo que habíamos leído anteriormente ahora lo veíamos reflejado en la gran pantalla con una fidelidad sorprendente. La historia todos la conocemos, llena de diversión, magia, amistad y lo que sería el principio de uno de los duelos más esperados de la historia: el de Harry y Voldemort, quien tiene una introducción que ya nos hace esperarnos lo peor.

El reparto está en general fantástico y vemos como hay algunos nombres que ya empiezan a despuntar. Emma Watson apuntaba maneras y Ruper Grint nos enamoraba a todos con su versión de Ron. Radclife, quien siempre ha sido el más limitado del trío protagonista, fisicamente es Harry y aunque no borde el papel, supera la prueba. Rickman, Harris, Smith y Coltrane terminan de completar el reparto principal, brillando todos ellos y crenado iconos. La banda sonora, a cargo del siempre fantástico John Williams, termina de rematar un primer acercamiento a este mundo, con un sinfín de melodías que todos recordamos, con ese aura mágico e inocente.

Harry Potter y la cámara secreta (2002)



Un año después llegaría la segunda entrega, la cual sumaba conocidos nombres a su reparto, como son el de Kenneth Branagh, Jason Isaacs o Tobby Jones. Aquí la dirección sigue cayendo en Columbus, que manteniendo el espíritu aventurero y mágico de la primera entrega, se atreve a darle un toque algo más oscuro e incluso terrorífico en ocasiones. La presencia del basilisco le da un aire de intriga a la película que hace que los no lectores tengan una tensión constante, mientras que todos aquellos que leímos el libro, disfrutamos de como habían plasmado la obra.

Además, sin nosotros saberlo aún, esta película introduce elementos que serán clave en el desarrollo de la saga, además de personajes que acabaremos queriendo, como el bueno de Dobby. Una película que funciona al igual que su predecesora y que sirve como una más que decente continuación de la saga.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2004)



Esta película sufrió varios cambios, empezando por el director. Columbus dio paso a Cuarón, quien tenía la dificil tarea de mantener el nivel de las dos primeras. Por otra parte, Richard Harris falleció tristemente antes de grabar, por lo que el papel de Dumbledore recayó en manos de Michael Gambon. Además, se introducen nuevos personajes de la saga encarnados por actores de la talla de Gary Oldman, David Thwlis, Timothy Spall o Emma Thomson.

Esta película es considerada por una amplia mayoría como la mejor de toda la saga y es algo totalmente merecido. Cuarón no sólo hace una adaptación más que buena, sino una película sensacional que aparte de tener todos los elementos mágicos que funcionan en las dos primeras (mejorados y con su propio estilo, dando una película divertida de principio a fin) introduce nuevos elementos de una forma brillante.  Aquí el tono de la saga ya empieza a cambiar hacia uno algo más adulto y eso se nota. La fotografía es más fría y oscura que la de las dos primeras y se introducen personajes terroríficos como los famosos dementores. Una delicia tanto visual como narrativa que además avanza en la historia y nos deja en un punto de lo más interesante.

Harry Potter y el cáliz de fuego (2005)



Con esta película se instauró el cambio de tono de la saga, el paso de la niñez a una madurez demasiado temprana, todo ello en una película que si bien como adaptación le faltan algunos detalles importantes, como película cumple con creces. Aquí asistimos a otro cambio en la dirección, pasando a Mike Newell, que le imprime ese caracter más oscuro que comentábamos antes.

El libro en el que se basa esta entrega es uno de mis predilectos, ya que el torneo de los tres magos es un gran acontecimiento y en general, están a la altura, aunque falte algo de desarrollo a esta trama, que pierde minutos en favor de completar pequeñas subtramas que al final, para bien, se entrelazan de forma coherente. Visualmente fría y oscura, deja atrás todo lo relativo a la vida de estudiante y se centra en el torneo y, paralelamente, esas pequeñas tramas que desembocan en el regreso del señor tenebroso. Vemos el cambio de tono en muchos aspectos, como la fotografía o la banda sonora, que deja de estar en manos de Williams para pasar a Patrick Doyle, quien hace un trabajo estupendo. Pistas oscuras como "The story continues" dan paso a otras más animadas como "Quidditch World Cup". En ningún momento se pierde la esencia pero se añaden nuevos matices. Una película que funciona y cuyo acto final es de los mejores de toda la saga.

Harry Potter y la orden del Fénix (2007)



Nueva película, nuevo director. Ahora sería David Yates el encargado de continuar con la saga, y se mantendría hasta el final de la misma. Tenían la dificil tarea de adaptar el libro más largo de la saga y si bien es una película correcta, es de las más flojas de la saga, tan sólo por detras de la sexta entrega en mi opinión.

La trama es de las menos interesantes, el ritmo flojea en alguna ocasión y sólo es salvado por un último acto de gran factura, con algunas de las escenas más potentes de toda la saga. Una película y libro demasiado extensos que no deja de ser de transición para lo que de verdad se venía. Lo más remarcable de esta cinta es la aparición de un personaje muy querido por todos como es Luna Lovegood, además de la madurez de Neville, el descubrimiento del caracter de Ginny y el comienzo de la relación entre esta y Harry.

Harry Potter y el misterio del príncipe (2009)



Con la sexta película llegaba el sacrilegio a la saga. Si el sexto libro era un verdadero espectáculo que contenía todo tipo de historias, aventuras y giros, la película es todo un despropósito en todos los niveles. No se toma en serio a sí misma en casi ningún momento, y eso teniendo en cuenta que aquí se produce uno de los momentos más desgarradores de la saga, como es la muerte de Dumbledore. No consiguen mostrar esa relación tan estrecha que mantiene con Harry en casi ningún momento, además de olvidarse de mostrar en mayor medida las partes más intersantes del libro, que son los viajes a la memoria de Voldemort.

Tiene casi más toques de comédia romantica, pierde la esencia del mundo mágico y el final queda atropellado, precipitado y sin mostrar como debería haber sido. Una película, sin ninguna duda, perfectamente olvidable, pero que establecía las bases para la última entrega de la saga, que sería dividida en dos partes.

Harry Potter y las reliquias de la muerte: Parte 1 y Parte 2 (2010 y 2011)



En los dos años siguientes llegaría el final de esta aventura en dos películas, que si bien forman parte de la misma historia, están muy diferenciadas. Si bien la parte 1 parece una película más pequeña, intimista y sencilla, la segunda parte es todo un despliegue de CGI para mostrar con todo detalle la última batalla entre Harry y Voldermort.

Ambas películas funcionan a las mil maravillas, siendo la primera una introducción al espectador de las reliquias de la muerte. Se centra casi al 100% en los tres adolescentes y sus relaciones, siendo la película que más ahonda, sin ninguna duda, en los sentimientos y temores de los protagonistas. La acción, si bien es ínfima, está bien cuidada y la historia corta en el momento adecuado, con un cliffhanger que a todos nos dejó con un enfado brutal, teniendo que esperar para ver la segunda entrega.

Esta segunda entrega es el despliegue que todos queríamos ver. Un festival de luces, hechizos y peleas de magos, que sirven como antesala del momento más esperado por los fans: la batalla final. Si bien no es fiel al libro al 100%, funciona bastante bien, ya que era lógico que la tuvieran que alargar un poco y darle cierta intriga, ya que en el libro acaba quizá algo rápido.

Un final más que solvente y que a todos entristecío hasta que....

Diecinueve años después y otros tantos antes

 


Sí, el mundo mágico tiene mucho tirón y había que aprovecharlo. Tiempo después se anunció que habría una octava parte de la historia, cuyo formato sería el teatral. Con Harry Potter y el legado maldito, que llegará a España con forma de guión el 28 de septiembre, entraremos en el mundo mago 19 años después de esta batalla, para ver lo ocurrido con uno de los hijos de Harry, mientras este trabaja como auror en el ministerio.

Además, en apenas unos días se estrenará Animales Fantásticos y donde encontrarlos, spin-off de la saga que nos llevará a Nueva York en los años 20, para ver las aventuras del mago Newt Scamander, autor del libro del mismo nombre que utilizan los alumnos en Hogwarts para la asignatura de criaturas mágicas.

Como hemos podido comprobar, el mundo mágico está menos muerto que nunca y parece que así seguirá, ya que se espera que Animales fantásticos sea una trilogía y que el legado maldito sea, en algún futuro no muy inmediato, otra película de la saga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta