jueves, 4 de agosto de 2016

Election: La noche de las bestias (2016)

Hoy os traemos una película que siendo la tercera de una saga, parece no ser la última ni mucho menos. La taquilla está respondiendo y la crítica está siendo neutra tirando a buena. En Election: La noche de las bestias, nos encontramos ante una pelicula que estira y estira algo que no da más de sí, aparte de dosis aceptables y moderadamente disfrutables de acción con intentos de drama moral y desarrollo de personajes, pero que en su conjunto resulta ciertamente fallida.



Cuando un producto es rentable económicamente y medianamente aceptado por la crítica, los estudios no lo dudan ni un momento y encargan secuelas, más secuelas, spin-offs, lo que sea, con tal de estirar y estirar el producto hasta hacerlo aburrido. Aunque a veces deciden darle un nuevo enfoque, pero manteniendo la esencia o la idea original, lo que puede salir bien o salir mal. Si bien es verdad que Anarchy: La noche de las bestias (2014), su predecesora, trató de dar un giro a la historia que a mi no me terminó de convencer, es en esta entrega cuando se han confirmado mis temores: esta tercera entrega es si cabe más previsible que la anterior, más aburrida y más comercial.


La película está dirigida por James DeMonaco, director de las anteriores entregas y está protagonizada por Frank Grillo (Capitán América: Civil War), Elizabeth Mitchell (Lost), Mykelti Williamson (Destino Final 4) o Edwin Hodge (Así en la tierra como en el infierno) y nos sitúa dos años después de los acontecimientos de Anarchy: La noche de las bestias. El personaje de Frank Grillo (Leo Barnes) trabaja como jefe de seguridad de la aspirante a presidenta de los Estados Unidos, quien quiere acabar con la Purga y verá amenazada su integridad física.


Primero voy a comentar los aspectos positivos, ya que voy a terminar antes. La acción es bastante correcta, incluso tiene momentos ciertamente brillantes. Se toma en serio a sí misma lo suficiente y se permite licencias y momentos para el mero disfrute del espectador, que si bien te sacan del tono de la película, rompen con la monotonía y le dan cierto toque de gracia al film. Por otra parte, los personajes, algunos más paródicos que otros, tienen un peso equitativo y no se relega a ninguno de los protagonistas al olvido o a un segundo plano. Todos tienen su momento de lucirse, aunque quien más destaca es Frank Grillo, que si bien no hace la actuación de su vida, la compensa con una buena actitud de tipo duro que tiene que acabar confiando en gente a la cual no ha visto en su vida. La ambientación, la caracterización de los purgadores y algún que otro detalle técnico, son los puntos salvables de la película.

Ahora bien, la película tiene carencias bastante grandes como para que los aspectos buenos queden relegados a un segundo plano y sean olvidados con una rapidez increíble. Y es que esta película es la confirmación de que lo que fue una idea original como The Purge (2013) se ha acabado convirtiendo en un Blockbuster de acción muy comercial, que ha perdido la esencia de la primera entrega y se ha olvidado de toda esa parte más "terrorífica", de suspense y "slasher", justamente lo que más me sorprendió y gustó de la primera de las películas. Personajes con mascaras y aterradores que entran a tu casa porque una noche al año puedes matar o cometer delitos. La gente se esconede, hay tensión, tiene su gancho. ¿Ahora? "Americanada" de acción con la misma premisa, previsible y que no aporta nada nuevo. De hecho, una cosa muy curiosa es que durante el visionado de la cinta, me interesó mucho más la trama de los personajes más secundarios que la trama principal. Está claro que todo se va entrelazando, pero dice mucho de una película que uno quisiera haber quitado metraje principal para desarrollar más una historia secundaria que a priori no daba para mucho. Y es que ni siquiera los intentos de realizar giros en el guión son ligeramente sorprendentes y su tercer acto flojea, se resuelve rápido y con recursos fáciles, sin complicarse mucho. Además, todo el trasfondo y tema político, si bien podría ser un recurso interesante, no se aprovecha bien en el desmesurado tiempo de pantalla con el que cuenta. Demasiados minutos, poca información.

Una película que termina de confimar un cambio de rumbo en una saga la cual yo vería con mejores ojos si fuera una antología, con diferentes historias por película, partiendo de la misma base de la purga.

Mi nota, sintiéndolo mucho es un 5/10 y siendo muy generoso.

Aquí os dejamos el trailer:




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta