jueves, 30 de junio de 2016

Buscando a Dory (2016)

Tenía una dificil tarea: intentar estar a la altura de su predecesora, Buscando a Nemo, que marcó un hito en el cine de animación cuando se estrenó allá por 2003 y que nos dió una de las mejores películas de animación. Tras ver esta segunda parte, sólo puedo decir que estoy totalmente decepcionado, pues esta segunda entrega no ha estado a la altura, siendo una cinta prescindible y cuyo único atractivo es la nostalgia.



Dirigida por Andrew Stanton (Wall-E) y  Angus MacLane (Burn-E) y protagonizada en España por Anabel Alonso y Jose Luis Gil, nuestro Juan Cuesta, esta película transcurre temporalmente un año después de "Buscando a Nemo" y comienza con Dory, quien vive felizcon Marlin y su hijo Nemo. Pero durante un viaje para ver cómo las mantarrayas migran de vuelta a casa, los problemas de memoria de Dory parecen desaparecer durante un segundo: recuerda que tiene una familia e inmediatamente decide emprender viaje para reencontrarse con sus padres, a los que perdió hace años.

Pues bien, como decía antes, esta película es una total decepción para un servidor, a quien le encantó la primera entrega, que contaba una bonita historia, tenía sus momentos de humor y un mensaje mucho más claro y profundo, que llegaba al espectador. Sin embargo, en esta película se ha tirado únicamente de una cantidad de gags de humor fácil que me ha parecido excesiva, con una historia mucho más floja y sin la emoción de la primera. Además, el guión es muy predecible y sólo uno de los secundarios, el pulpo, está realmente a la aluta. 
 
Y digo que esta película es mucho peor porque han tirado por el camino más fácil, con ese humor basado en acciones estúpidas de los protagonistas y con un abuso de la Dory pequeña (adorable a más no poder) para provocar numerosos "oooh" entre el público, lo cuál me ha llegado a cansar en alguna ocasión. Además, la película, hacia la mitad entra en un bajón argumental muy claro en el que uno se llega a aburrir, porque realmente no pasa nada interesante. Sólo al final remonta un poco la película y eso que es todo muy predecible.


Pero no todo es malo, ya que hay partes que si son verdaderamente graciosas y entretenidas y sacan a uno esa sonrisa de felicidad. Ver a nuestro pequeño Nemo y su padre Marlin (Jose Luis Gil le da ese toque cariñoso y bonachón a Marlin que tanto me gusta) de nuevo juntos es siempre de agradecer y el final de la película si cuenta con algo más de emoción. La animación, como era de esperar, está muy lograda y visualmente es muy bonita, ya que aprovechan al máximo sobretodo la parte marítima con su flora y fauna. 

En definitiva, una película de la que esperaba mucho más, sobretodo tras leer las primeras críticas. A lo mejor soy yo, que tenía demasiadas expectativas o soy muy raro, pero a esta película le casco una nota de:

4,5/10

Aquí tenéis el trailer:


2 comentarios:

  1. Vaya por ahora leí todo críticas positivas, pero bueno igualmente por mi infancia tiraré el dinero e iré al cine. Gracias por tu aportación :)

    ResponderEliminar
  2. Para gustos los colores, como siempre, a mí me ha parecido justo lo contario, que está por encima de Nemo, pero claro, es que a mí la nostalgia me ha sentado muy bien.

    Muy buena crítica, compañero.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta