lunes, 28 de marzo de 2016

Scott Pilgrim contra el mundo (2010)

En los últimos años estamos teniendo infindad de películas que son adaptaciones de cómics, novelas y demás, aunque el 90% sean del género de los superhéroes. Pero, ¿que pasaría si esta vez lo que se trasladara a la gran pantalla fuera la vida de un chico cuyo fin es poder salir con la chica de sus sueños? ¿Y si para poder hacerlo tuviera que vencer a siete malvados exnovios? Scott Pilgrim contra el mundo cuenta la historía de un chico cualquiera, pero que podríamos ser tu, yo o cualquier persona, porque este es el cómic de nuestra vida.



Dirigida por el peculiar Edgar Wright (Zombies party), se trata de la adaptación de la novela gráfica de Bryan Lee y que cuenta con un reparto donde se encuentan nombres como Michael Cera (Supersalidos), Mary Elizabeth Winstead (Calle Cloverfield 10), Anna Kendrick (Dando la nota) o Ellen Wong (Noche de paz), además de cameos de actores como Chris Evans (Capitán América), Brandon Routh (Superman Returns) o Brie Larson (The Room), nos contará la historia de Scott, cuya vida no pasa por su mejor momento hasta que conoce a la mujer de sus sueños, Ramona Flowers. Pero para conquistar su corazón, deberá primero luchar y vencer a sus siete malvadas ex-parejas, misión harto complicada, pues tienen poderes especiales.


-¿Has visto una chica con este pelo?
La película es un total disfrute desde su inicio hasta su final y esto se debe principalmente a tres factores: la historia, los personajes y su apartado visual.  El primero de ellos, la historia, hace que conectes desde el primer momento, pues como ya dije antes, se trata de una historia que nos identifica a todos. ¿Quien no ha luchado contra viento y marea para conseguir el amor de su amada y misteriosa chica? ¿Quien no ha pasado penurias y más penurias por tal de conseguir a la chica de sus sueños? y si además introduces genialidades como contar la historia a modo de videojuego, tienes un producto que de primeras ya es bastante apetecible. La historia está bien contada, tiene todo tipo de personajes, desde el introspectivo Scott a la misteriosa Ramona, pasando por el grupo típico de amigos, la hermana entrometida y los malvados ex novios, a cada cual más raro. Además, los toques de humor son acertados, no son excesivos y llegan en los momentos donde tienen que llegar. Por si fuera poco, dentro de toda esta espiral de amor, amistad y peleas de videojuego, hay tiempo para que los personajes tengan un desarrollo, principalmente el de Scott, con quien empatizas desde el primer momento.

Aquí entra en juego el segundo motivo por el cual esta película es tan fantástica: los personajes. Adoro a cada uno de los personajes de la película, no hay ninguno que desentone y todos aportan a la cinta. Michael Cera parece que ha nacido para el papel y Mary Elizabeth Winstead se roba cada escena en la que aparece. Consigue aportar ese misterio que envuelve a Ramona, dejando además bien claro desde el principio que es una chica con personalidad y muy independiente, pero que ha sufrido en el pasado y quiere empezar de cero. También encontramos interesane hasta el personaje de Knives, la tediosa y joven novia de Scott hasta que aparece Ramona, quien siente el despecho, celos e impotencia de cualquiera a quien le están robando al amor de su vida. Inteligente por parte de la historia contarnos esta perspectiva desde otro personaje y no desde el protagonita, pues hubiera sido necesario meter otro hombre a la ecuación (que lo hay, pero no de la forma en la que me refiero) y ya hubiera sido más caótico. El grupo de amigos de Scott es otro de los puntos fuertes, donde destacan la bateria del grupo y su compañero de piso homosexual, que nos da algún que otro momento memorable. De los siete malvados ex novios, el que cala más hondo y deja mayor recuerdo es el bateria vegano encarnado por Bandon Routh, cuya personalidad, poderes y final son los mejores de todos los ex. Los que desentonan más son los gemelos asiáticos, pero en general todos cumplen y aportan a la historia. 


Finalmente pasamos al tercer apartado: el visual. Desde los títulos de crédito iniciales hasta el final de la película sientes que estás dentro de un videojuego clásico. El como desarrollan las peleas, recolectando monedas al termino de cada una, la barra de vida (o de pis), la obtención de vidas extra, los momenos musicales que acompañana a la película, las rápidas transiciones de movimientos en algunas escenas... todo ello está perfectamente implementado aportando ese toque para que nos termine de enamorar a todos la película. Para rematar, la película tiene un final muy satisfactorio donde cada personaje alcanza el punto de madurez requerido, además de quedar en paz consigo mismo y con el resto. Se trata de un disfrute de principio a fin para todos aquellos amantes de los cómics, videojuegos clásicos o los que han vivido una historia similar (dentro de lo que cabe). Scott Pilgrim es un deleite que todos deberíais ver. 

Aquí os dejamos el trailer:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta