domingo, 17 de enero de 2016

Spiderman VS The Amazing Spiderman.

Hoy os traemos de nuevo, una entrada un poco diferente, ya que queremos hacer una pequeña comparativa sobre un superhéroe que ha sido interpretado por dos actores diferentes en dos sagas diferentes. Estamos hablando ni más ni menos que de nuestro amigo y vecino Spiderman, a quien veremos próximamente en Capitán América: Civil War (2016) encarnado por otro nuevo actor, Tom Holland.

Pero la tarea que nos concierne hoy es centrarnos en sus dos predecesores, que nos ofrecieron dos Spiderman totalmente diferentes pero fieles, cada uno en su estilo. Primero os hablaremos un poco sobre ambas sagas y despues haremos una pequeña comparativa, donde intentaremos reflejar quien sería el vencedor en este duelo de Spidermans. Todo esto es una opinión subjetiva por lo que si no estáis de acuerdo, no me matéis, por favor. Después de esto, empezamos!





Spiderman (Sam Raimi)

Después de alguna que otra película antigua de bajo presupuesto y de la gran serie animada de Spiderman, en 2002 se iniciaba una nueva aventura para nuestro querido trepamuros y se quiso contar con todo un conocido para la dirección. Se trata ni más ni menos que Sam Raimi, director de obras como Terroríficamente muertos o Posesión infernal. Para el papel protagonista fue escogido entre muchos otros, Tobey Maguire (El gran Gatsbi) en una decisión algo rara, pues su edad real distaba un poco de la de su contrapartida comiquera y su apariencia no daba la sensación de un chico de 17 años. Para el resto de personajes se contaron con rostros como James Franco (127 horas), Williem Dafoe (American Psycho) o Kirsnten Dunst (Entrevista con el vampiro) para los papeles de Harry y Norman Osborn y la eterna amada de Peter, Mary Jane.

En la primera película nos contarían el origen clásico del personaje y el de su más conocido enemigo, el duende verde. También se fue desarrollando a lo largo de las tres películas su relación con Mary Jane y su amistad con Harry, dejando por el camino a enemigos como el Doctor Octopus, Sandman o el mismisino Venom. Si bien en general se trata de una buena historia, con una buena primera entrega y una más que brillante segunda cinta, en la tercera de tiró por la borda todo lo conseguido, con una cinta con overbooking de villanos y personajes intrascendentes, que no dejó un buen sabor de boca en los ejecutivos de Sony, quienes decidieron iniciar un nuevo proyecto con nuevos rostros.

The Amazing Spiderman (Marc Webb)

Por eso mismo, en 2010 se comenzó la producción de un reboot, es decir, un reinicio del personaje, con nuevos actores y nuevas historias, que culminó con el estreno en 2012 de la cinta The Amazing Spiderman. El encargado de dirigir esta cinta fue el cineasta Marc Webb, conocido por cintas como 500 días juntos. El rostro de Peter Parker/Spiderman fue a parar a Andrew Garfield (La red social) cuya edad era la misma que la de Tobey pero en apariencia más un adolescente, lo que no desentonaba con el tono de la cinta, más enfocado a la saga ultimate. Esta vez, la protagonista femenina sería el primer amor de Peter, Gwen Stacy, a quien interpreto de manera sutil y brillante Emma Stone (Zombieland).

Estas dos películas prometían contarnos la historia jamás contada de los padres de Peter y el porqué de su transformación en Spiderman pero se quedó a medias. Tras una primera cinta aceptable, salió una segunda parte que si bien recaudó cerca de 700 millones en la taquilla mundial, fue un fracaso en cuanto a crítica y público, por lo que no pudo seguir esta historia y los derechos cinematográficos, tras un extraño acuerdo entre Sony y Marvel, quedaron de cierta forma repartidos, pudiendo introducir a Spiderman en sus películas del universo Marvel.
Dicho esto, procedemos a hacer nuestro pequeño análisis sobre las diferencias entre ambos Spiderman para dictaminar cual es nuestro vendedor.

1. Traje:


Si bien ambos trajes son bastante efectivos y resultones, los mostrados por Sam Raimi se les veía algo raros, con las telarañas blancas y los ojos demasiado pequeños y con un embutido Tobey Maguire, que por poco no peta el traje. Por otra parte, el mostrado en The Amazing Spiderman es demasiado retocado, con ciertos rasgos muy diferentes al canon habitual del personaje, lo cual no convenció mucho. Sin embargo, para la segunda parte, el traje que usó rozaba la perfección, con un estilo ultimate pero con los detalles clásicos. Solo ponemos una pega: la famosa araña de la espalda...Todos esperamos esa araña redonda de toda la vida, pero parece que de momento no la vamos a tener. Otro punto a favor es el lanza redes, que se construye el mismo en The Amazing Spiderman mientras que en la saga de Raimi las telarañas le salen misteriosamente solas de las muñecas.

En este aspecto el vencedor es... THE AMAZING SPIDERMAN. (0-1)


2. Personalidad:

Aquí es donde nos encontramos con una de las grandes diferencias entre estos dos Spiderman. Si bien el de Sam Raimi era el clásico pringao, el de Marc Webb se convirtió en el chico guay del instituto que choca esos cinco con sus profesores. Tobey Maguire tiene esa cara de pardillo que le viene bien a Spiderman pero creo que lo llevan al límite con su patetismo y que las facetas que se nos muestran de él son ya las de una persona algo más mayor, con su trabajo y su piso, lo que no me ayudó especialmente a empatizar con Peter Parker, aunque la esencia, esa mala suerte, la tiene. Por otra parte Andrew Garfield nos da ese Peter más seguro de si mismo que si bien no está del todo mal, no recoge la esencia de Peter en muchos aspectos. En cuanto a Spiderman, el humor usado en The Amazing Spiderman es más fiel al de los cómics y no se ve tan forzado, aunque en la saga de Raimi también encontramos buenos momentos.

Cada uno tiene sus cosas buenas y sus cosas malas por lo cual no tengo más remedio que declarar... EMPATE (1-2)




3. Villanos:

Este es uno de los puntos más fáciles creo yo. Dejando aparte Spiderman 3, cuya película en general es un desastre, en la saga de Raimi los villanos fueron excelentes. El duende verde fue una perfecta némesis, poniendo a Spiderman al límite mientras que el Doctor Octopus era un villano que a su manera estaba haciendo lo correcto y persiguiendo un sueño. Ambos tenían un desarrollo bastante bueno y unas motivaciones claras y creíbles. En The Amazing Spiderman, sin embargo, nos encontramos al Lagarto, que bueno, no esta mal y le dejamos pasar pero luego Electro... su motivación para ser malvado es que nadie se fija en el y nadie le reconoce, no tiene amigos y su ídolo Spiderman no se acuerda de su nombre...no lo compro. Por último el duende verde de esta entrega pasa sin pena ni gloria, teniendo una escena de lucha y poco más.

En esta ocasión el vencedor es... SPIDERMAN (2-2)



4. Amores:



Aquí también lo tengo bastante claro: La Mary Jane de Spiderman no me gustó en absoluto, ya que solo en un pequeño rato de la primera película se muestra a esa mujer segura de si misma, con poder y armas de mujer. Se centran en mostrar su carrera frustrada como actriz y sus muchas inseguridades, lo que rompe con la esencia del personaje. Por otra parte esta la Gwen de The Amazing Spiderman, de la cual todos nos enamoramos. Es la chica que todo hombre quisiera tener y la interpretación de Emma Stone es de lo mejor de la saga.

Por lo cual el vencedor es... THE AMAZING SPIDERMAN (2-3)



5. Secundarios:

Creo que esta es la categoría más difícil, ya que tiene muchos matices. En general en la saga de Raimi nos encontramos con unos personajes secundarios que más o menos funcionan bien aunque no tengan mucha relevancia. La tía May está bastante bien, con sus palabras adecuadas para cada situación y esa dulzura que transmite. El tío Ben es como ese padre que perdió Peter y en las pocas escenas que tiene se gana a los espectadores. En The Amazing Spiderman sin embargo, se centran en otros personajes, como los padres de Peter y esa historia oculta o esa faceta algo más centrada en su vida de estudiante. La tía May no llega a transmitir ese sentimiento maternal y el tío Ben tiene una personalidad diferente pero que me gusta. El resto de personajes funcionan más o menos igual en ambas franquicias por lo que no encuentro mucha diferencia.

El resultado es... EMPATE (3-4)




TOTAL: (3-4)



Aunque en general ha sido una batalla muy igualada creo en es justo vencedor aunque su saga de películas no llegara a cuajar. Los elementos eran ciertamente más cercanos al Spiderman que todos conocemos y quizás de haber hecho las cosas un pelín diferentes, la cosa no hubiera salido así. Ahora solo nos queda ver que tal le irá a Tom Holland como Spiderman en el universo cinematográfico de Marvel.

Espero que ese post os haya gustado, no dudéis en comentar y en compartir vuestra opinión. Un saludo y hasta la próxima!

2 comentarios:

  1. Bueno, amigo. En primer lugar decirte que estoy bastante de acuerdo con todos los razonamientos que das en tu "combate" entre sagas. Buena reflexión. Enhorabuena. Pero en segundo lugar, has de permitirme que te haga una pequeña corrección. Me refiero a cuando dices: "fue un fracaso en cuanto a crítica y público, por lo que no pudo seguir esta historia y los derechos cinematográficos pasaron a su leal dueño Marvel, quien como dije antes, introducirá a un nuevo Spiderman".

    Buerno, pues te diré que eso no es del todo exacto, ya que los derechos cinematográficos siguen siendo (de momento) de Sony. Cosa aparte es que a última hora llegaran a un extraño acuerdo con Marvel/Disney para que la nueva producción recaiga en manos de estos, con repartición de beneficios entre ambas productoras. Pero en esencia, en lo que a pantalla grande se refiere, Spider-Man aún es de Sony. En cualquier caso, insisto: enhorabuena por tu artículo, y no dejes de visitarme en mi blog arácnido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas compañero. Tienes toda la razón en tu corrección. Soy perfectamente consciente de que esto era así, pero al escribirlo he puesto justo lo que no es. Proceso a cambiarlo. Muchas gracias por tu corrección. Un saludo!

      Eliminar

¿A que esperas para dejar un comentario?

Me gusta